Otros 4 litros

COMPARTE

Créditos: 14192666_683188278504272_7077746234810236927_n

Por: Diego Mejía.

Otros 4 litros es una de las películas que el cine guatemalteco ha impulsado en los últimos años. Los actores nacionales Carlos el Gordo Hernández (Linares), Carlos del Valle (Chente) y Elvin Santiagos (Mijo) son los encargados de protagonizar la cinta filmada en Panajachel, Sololá.

El filme tiene como escenario el lago de Atitlán y los pueblos alrededor de él. Linares, Chente y Mijo son tres amigos que emprenden un viaje para cumplir el último deseo de su recién fallecido amigo, Chacha.

La idea principal del viaje era tirar las cenizas en el lago, al mismo tiempo que se tomaban cuatro litros de cerveza, uno cada uno. El litro que sobraba era simbólico, aludía a que Chacha estaba con ellos. Cuando se encontraban próximos a llegar a su destino en su volkswagen “cucarachita”, atropellaron a un policía. Los tres se bajaron a ver si estaba bien, pero como daba indicios de fallecido, lo metieron al baúl del carro y siguieron su camino hasta llegar a Panajachel.

Para borrar toda evidencia posible, Linares tiene la idea de tirar el cuerpo del policía al lago. Se estacionan frente al famoso Circus Bar de Panajachel y dejan el vehículo parqueado. Comienzan a caminar y llegan a orillas del lago. Linares les dice qué es lo que quiere hacer, pero se oponen.

Chente, el más “serio” de ellos, le da dinero a Mijo para que vaya a comprar cerveza. Mijo hace caso y se va. En el transcurso del camino hacia la tienda, una joven norteamericana le pregunta si quiere participar en una película que estaban grabando a cambio de US$100, y él acepta.

Por otro lado, la otra intención de Chente de ir a Panajachel era ir a buscar a su novia, Luna pues pensaba que le estaba siendo infiel. Linares se queda solo y caminando se encuentra con un trío de payasos que ven cuando él abre el baúl frente al bar, y logran ver el cuerpo del policía. Por la paranoia, corre hasta embarcarse en una lancha que lo lleva a otro pueblo. Pero para su sorpresa,  el pueblo está totalmente vacío y piensa que él es el único habitante y dueño de todo ese territorio.

Mijo, como anteriormente se mencionó, había sido “contratado” para ser el protagonista de una película de un grupo de cineastas independientes. La idea era interpretar a una persona indígena, que no tenía padres porque fueron asesinados en el conflicto armado interno. Su personaje además es drogadicto y con el sueño de ser músico.

Se comenzó a rodar el filme pero ninguna de las escenas que tenían planeadas salían como querían. Cansados y con hambre fueron a comer a PanaRock, pidieron los alimentos y cuando terminaron se preguntaron: ¿quién va pagar la cuenta?, pero ninguno tenía dinero, por lo que se tuvieron que ir huyendo, pero Mijo dejó olvidadas las cenizas de Chacha en el restaurante.

Los tres amigos se encontraban en una situación dura. Chente se fue a San Pedro la Laguna y fue a un restaurante para ver si tenía dinero su tarjeta y así comer algo, pero no tenía ni un centavo. Linares, se comió unas galletas que habían comprado cuando llegaron pero con el pasar de las horas comenzó a tener alucinaciones y Mijo, estaba secuestrado.

Chente encontró a la persona con la que pensaba que su novia estaba siéndole infiel. Cuando le preguntó sobre la situación, se enteró de una cosa totalmente diferente y obligó a esa persona a comprarle comida y pagarle el regreso en lancha a Panajachel. Linares se quedó tirado y fue encontrado por un médico naturista que lo incentivó a adentrarse en un ritual de sanación y de renacimiento. Una vez hecho el ritual, regresó a Pana.

Mijo se acercó al restaurante donde habían estado anteriormente a traer las cenizas de su amigo. La mesera lo reconoció y se abocó con administrador del lugar para obligarlo a pagar la cuenta pendiente. Mijo le expuso que no tenía dinero y que solo tenía los Q200 que le habían dado para comprar los litros para la despedida de Chacha. Para saldar la cuenta, se dispuso a interpretar.

Cuando regresó, Linares fue a buscar el carro pero no lo encontró. Nuevamente vio a los payasos y corrió de nuevo. El trío lo alcanzó, pero solamente para decirle que su carro se lo había llevado una grúa. Linares fue inmediatamente al predio, sin dinero y con una gran cuenta por pagar y logró sacar el carro a la fuerza, dejando la cuenta pendiente.

En el carro, Linares recibió una llamada de Chente, quien le informó que necesitaba  que llegara urgentemente a un lugar. Llega y al mismo tiempo llega Mijo. Cuando están los tres juntos, una policía y el policía que aparentemente habían matado, los arrestan. Los policías únicamente les quitaron unas galletas que tenían y se las comieron, provocándoles reacciones secundarias y por el mismo estado en el que se encontraban les fue fácil escapar del arresto.

Juntos y sin ningún problema, fueron a la orilla del lago a tirar las cenizas, que resultaron siendo cenizas de los cigarrillos que fumaba Luna, la novia de Chente, pero Mijo quiso hacer el acto simbólico y luego tomarse los litros que había comprado.

Opinión

La película trata de un trío de amigos con las características más comunes en un guatemalteco. El léxico con el que se expresaban es el mismo con el que regularmente un guatemalteco se expresa diariamente.

La utilización del lago de Atitlán como escenario tiene una manera muy peculiar de dar a conocer los problemas de contaminación que este está atravesando y a su vez, hacer conciencia de que la conservación y el cuidado del lago es importante, no solo para los habitantes de los pueblos alrededor de él sino para todos los guatemaltecos.

Por ser la primera película que se graba totalmente en el área del lago, da la posibilidad de darlo a conocer como un destino turístico impresionante y darle oportunidad de desarrollo económico, social y cultural a las comunidades y comercios que se ubican en sus cercanías.

4litros

 

Autoría y edición

Fundador de Prensa Comunitaria. Es profesor investigador en CIESAS Occidente desde el 2008 y profesor investigador emérito en FLACSO Guatemala.

COMPARTE