Ayotzinapa: dos años de la desaparición de los normalistas y Guatemala se solidariza a través del arte

COMPARTE

Créditos: portada-ayotninapa

Texto: Lucía Ixchíu

Fotografías: Carlos Ernesto Cano

Diversas actividades fueron parte de las “Jornadas de Solidaridad” con los 43 Normalistas de Ayotzinapa, Estado de Guerrero, México y  en Guatemala se iniciaron el viernes 23 de septiembre del 2016, con la proyección del documental “Mirar, morir”, seguido de programas radiales, Festival Solidario, plantón frente a la embajada de México en Guatemala  y un foro-conversatorio sobre la desaparición forzada.

Diversos colectivos  artísticos y sociales, personas individuales, organizaciones de mujeres y demás se sumaron a estas acciones a nivel mundial y  Guatemala también se  solidarizó con los estudiantes desaparecidos y sus familias y así exigir que estos hechos no vuelvan a ocurrir.

ayotzinapa3

A dos años de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa,  esta práctica contrainsurgente no es ajena e indiferente a la realidad que  Guatemala vivió durante 36 años de guerra, dejando más de 45,000 desapariciones forzadas, mientras que miles de familias continúan a la fecha, buscando al menos los cuerpos de sus familiares para poder cerrar los más de 40 años de duelo.

Lo ocurrido en Ayotzinapa es  la historia reciente de México y sigue siendo indignante la brutalidad y la saña con la que fue perpetuado este crimen horrendo para las familias de los 43 normalistas, jóvenes con sueños e historias sin terminar. La ausencia de estos 43 normalistas representa la dura historia de terror que se ha vivido a lo largo de Latinoamérica el siglo pasado y siempre que los “de abajo” pelean por sus derechos, son reprimidos, criminalizados, perseguidos y desaparecidos.

El horror y la saña de este crimen de odio, ha dejado sembrada a nivel mundial una semilla de solidaridad con Ayotzinapa; tan grande ha sido el dolor, la desesperación de sus amigos, familiares y sobrevivientes, que han podido transformar el hecho, en millones de voces a nivel mundial pidiendo la devolución con vida de los jóvenes estudiantes.

Desde hace dos años, en Guatemala, diversos colectivos han conmemorado las jornadas de acción global en apoyo a los normalistas, que representan la figura de la desaparición forzada en todo el continente. Algo que llama la atención del mundo respecto a este hecho de sangre ha sido la presencia y la participación y acompañamiento que el arte y sus diversas manifestaciones  han tenido en todas estas acciones en distintos lugares del mundo y en Guatemala este año no fue la excepción.

ayotzinapa6

Y es así como se celebró el Festival Solidario por Ayotzinapa el pasado sábado 24 de septiembre  en horas vespertinas en un conocido centro cultural del centro histórico de la Ciudad de Guatemala, demostrando por medio de una manifestación artística de diversos gestores culturales y artistas que se sumaron al  llamado del colectivo Festivales Solidarios  solidarizándose por los 43 de Ayotzinapa y las jornadas de solidaridad  México-Guatemala.

 Llamó poderosamente nuestra atención el discurso orientado a la sanación colectiva, donde los asistentes tuvieron la oportunidad de pintar en vivo  una manta llena de colores y esperanza;  así mismo disfrutaron de diversas manifestaciones de arte, en torno al tema de la desaparición de los 43 normalistas y de los más de 45,000 desparecidos durante la guerra en Guatemala, “la herida debe de sanar colectivamente”, decían quienes intervenían en el micrófono.

Un espacio de mucha denuncia, pero también de encuentro, solidaridad y esperanza, quizás el camino por recorrer es largo y muy duro, pero los 43 han sido un puente que permite ya durante 2 años consecutivos conectar al mundo entero y unirlo en una voz que grita por justicia.

Porque tenemos derecho como seres humanos a decidir el camino que queremos elegir, porque tenemos derecho a comer un helado, tomar un té, pintar un lienzo, escribir un poema, cantar una canción, bailar y sobre todo derecho a elegir el día que vamos a morir, pues el  odio de los estados avorazados por el dinero, no ha podido detener la lucha por la vida, por la verdad, por todas las ausencias que tanta falta nos hacen.

¡¡¡ Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!!

Nos faltan 43 y los nombramos a cada uno por su nombre:

1.Abel García Hernández
2.Abelardo Vázquez Periten
3.Adán Abrajan de la Cruz
4.Alexander Mora Venancio
5.Antonio Santana Maestro
6.Benjamín Ascencio Bautista
7.Carlos Iván Ramírez Villarreal
8.Carlos Lorenzo Hernández Muñoz
9.César Manuel González Hernández
10.Christian Alfonso Rodríguez Telumbre
11.Christian Tomás Colón Garnica
12.Cutberto Ortiz Ramos
13.Dorian González Parral
14.Emiliano Alen Gaspar de la Cruz
15.Everardo Rodríguez Bello
16.Felipe Arnulfo Rosas
17.Giovanni Galindes Guerrero
18.Israel Caballero Sánchez
19.Israel Jacinto Lugardo
20.Jesús Jovany Rodríguez Tlatempa
21.Jonás Trujillo González
22.Jorge Álvarez Nava
23.Jorge Aníbal Cruz Mendoza
24.Jorge Antonio Tizapa Legideño
25.Jorge Luis González Parral
26.José Ángel Campos Cantor
27.José Ángel Navarrete González
28.José Eduardo Bartolo Tlatempa
29.José Luis Luna Torres
30.Joshvani Guerrero de la Cruz
31.Julio César López Patolzin
32.Julio César Ramírez Nava
33.Leonel Castro Abarca
34.Luis Ángel Abarca Carrillo
35.Luis Ángel Francisco Arzola
36.Magdaleno Rubén Lauro Villegas
37.Marcial Pablo Baranda
38.Marco Antonio Gómez Molina
39.Martín Getsemany Sánchez García
40.Mauricio Ortega Valerio
41.Miguel Ángel Hernández Martínez
42.Miguel Ángel Mendoza Zacarías
43.Saúl Bruno García

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE