Adriana Portillo y la desaparición forzada de su familia – segunda parte –

COMPARTE

Créditos: 14287603_1243752332335718_1437833659_n

Por: Oswaldo Franco

Adriana Portillo-Bartow ha luchado por más de 35 años para esclarecer la desaparición de sus hijas Rosaura Margarita de 10 años y Glenda Corina de 9 años, su papá Adrián Portillo Alcántara de 70 años, su esposa Rosa Elena Muñoz Latín, una cuñada Edilsa Álvarez Morales de 18 años una cuñada y su hermanita Alma Argentina de un año y medio. La desaparición ocurrió el 11 de septiembre de 1981, en manos del ejército de Guatemala y hasta la fecha no se sabe nada del paradero de toda esta familia. Tuvimos la oportunidad de platicar con Adriana, para que nos contara como vivió esos acontecimientos, pero antes queremos presentarles la historia de quien después de tanto tiempo busca justicia y guarda la esperanza de encontrar a sus hijas y familiares.

Esta es la segunda parte de la entrevista realizada a Adriana Portillo, quien busca a sus hijas desaparecidas desde 1981 por el ejército de Guatemala junto a su papá y su segunda esposa, así como su pequeña hermana. Adriana nos cuenta qué fue lo que sucedió ese día terrible y cómo ha sido su vida tras los incidentes.  La historia de Adriana Portillo y la desaparición forzada de su familia – primera parte –

Ese 11 de septiembre de 1981 don Adrián Portillo saldría de su casa de regreso a Guatemala, y se iba a ir junto a su esposa Rosa para celebrar una pequeña fiesta también llevaban a su pequeña hija Almita y las dos nenas de Adriana: Chagüita y Glenda. Fue el último día que Adriana las vió.

Oswaldo: ¿Cómo fue el viaje y cómo fue que lo planearon?

Adriana: Fue una decisión que tomamos todos en conjunto. Mi papá ofreció llevárselas para que no nos costara a mi cuñada y a mí, porque si no, tendríamos que ir con seis criaturas.

Yo no trabajaba, pero no nos podíamos ir. Yo me quedé con las niñas -las pequeñas-, que en ese momento estaban con su papá. Salimos al día siguiente un poco más tarde de lo que queríamos. Fuimos con mi cuñada y mis sobrinos, mis nenas pequeñas no fueron. Por mucho tiempo quizá por el shock creí que ellas me habían acompañado, pero no, ellas se quedaron en Jutiapa”.

Oswaldo: Al llegar a la vivienda de su papá, ¿Cuál fue el pensamiento que tuvo al ver que la cuadra estaba resguardada por elementos del Comando seis, la Policía Nacional y el Comando de Detectives?

Adriana: Primero miedo y sorpresa. Ver a todas las fuerzas de seguridad concentradas allí, y con lo difícil de la situación que se vivía en ese tiempo. Un poco de curiosidad por saber qué es lo que pasaba. Pero nunca me imaginé que fuera en la casa de mi papá en donde ellos se encontraban.

Oswaldo: Al increparles acerca de la razón por la que estaban en el lugar, usted recibió respuestas confusas, que si estaban allí su papá y sus nenas; que las pasara a ver; o que en la vivienda no había nadie. ¿En algún momento dudó si pasar a la vivienda o no?

Adriana: Yo realmente, dije “no”. Dentro de mí dije “no voy a entrar”, porque yo sabía que si nosotros entrábamos a esa casa, ya no íbamos a salir. Por eso insistía que lo llamaran, que saliera mi papá a la calle. Pero si, ellos tenían respuestas confusas, pienso que era parte de su entrenamiento, ese juego psicológico.

Inclusive mi cuñada preguntó si nos pasaría algo si pasábamos  y ellos respondieron que no, que cómo podían hacernos algo, si nosotros íbamos con niños. Realmente no recuerdo cuánto tiempo estuvimos allí, pero muchas cosas pasaron por mi mente, menos que mis hijas estaban allí. Inclusive pensé que mi papá se había cambiado de casa y no nos había dicho. Pero durante todo el tiempo que estuvimos allí dentro del garaje de la casa, había personas vestidas de particular lavando el garaje. Yo estaba en estado de shock, no sentía el cuerpo, en un momento me desligué de mi cuerpo y podía ver desde arriba a las mujeres hablando con los hombres. Sentía el cuerpo como agua, pero cuando reaccioné les dije que muchas gracias, que nos íbamos a ir. Y al salir de allí, como a las tres o cuatro casas, reaccioné que es lo que había pasado.

Oswaldo: ¿Usted recuerda a la persona con quien le habló? ¿Cree que todavía lo reconocería?

Adriana: Sí, escuché que le decían Gato Gudiel. Creo que si lo reconocería, aunque ha pasado tanto tiempo que probablemente ya envejeció y no se vería igual. Sin embargo lo reconocería si lo tuviera enfrente, y esto porque recuerdo que estando allí llamaron a periodistas que eran como informantes confidenciales del ejército. Y ellos son los que pudieron entrar.

Inclusive llegó un periodista conocido en Guatemala, que trabajaba para un medio escrito muy famoso. En uno de mis viajes luego de la firma de la paz, yo leí un testimonio que él dio. Él decía que él había ido a buscar a la familia Latín, y solamente alguien que sabe lo que ocurrió, sabría que ése era el apellido de mi madrastra. Yo ahí deduje que se llevaro a las dos mujeres y a las niñas vivas. Por esta razón decidí ir a buscarlo, pregunté por él. Al pasar, probablemente él no tenía ni idea de quién era yo, pero cuando entré a su oficina y lo ví, lo reconocí inmediatamente. Y lo primerito que él me dijo “¿usted estuvo allí verdad?”, “sí yo estuve allí, y usted estuvo allí también”, le respondí. Y fue allí donde yo supe que quien comandaba la información fue el Gato Gudiel.

Oswaldo: ¿además de esta, él le dio alguna otra información?

Adriana: Sí, yo me acerqué y le dije “tenga compasión de mí, dígame que pasó ese día. Dígame lo que sabe, por favor. Usted que es padre, ayúdeme con lo que sabe”. Y me dijo que no sólo era padre sino que también abuelo y la entiendo. Y él me dijo, “esas niñas están probablemente en los países escandinavos, las dieron en adopción”.

Le pregunté si había alguna persona viva que hubiese estado ese día, y me respondió que sí. Un coronel, vive en Argentina. Le pregunté si estaba en contacto con alguno, y me dijo que sí, que mantenía contacto con uno que vive en Santa Rosa. Me comentó que la persona que vivía en Santa Rosa le dijo que ellos (el ejército) no mataba niños, que los daban en adopción. Toda esta información se tardó alrededor de un año, tras algunas conversaciones para que me lo dijera.

En una de esas conversaciones me dijo que había hablado con el coronel de Santa Rosa y que estaba pidiendo doce mil dólares, a cambio de la información. Yo le dije que estaba bien, y junté esa cantidad y lo puse en una cuenta de banco. Cuando volví a contactar al periodista le comenté que ya tenía el dinero. Pero le pedí que me diera la información y que yo pudiera corroborar la información, de lo contrario no le daría el número de cuenta. El aceptó y me dijo que se comunicaría conmigo en dos semanas, pero jamás se volvió a comunicar con nosotros.

Es difícil imaginar esto para una persona que no lo ha vivido, pero desde el momento que me dijo que estaba en un país escandinavo, mis hijas, mi esposo y yo nos preparamos para el reencuentro. Pensaba todo el tiempo qué les iba a decir cuando las vea, pensaba ponerme de rodillas y pedirles perdón por no haberlas encontrado antes. Sin embargo cuando él ya no nos volvió a contactar, sentí que las volví a perder. Y pues él ya no nos dijo nada, y nunca más supe de ese periodista, pero sé que está vivo.

Oswaldo: después de lo que vivió en la casa de su papá ¿qué hizo?

Adriana: Recuerdo que tomamos un taxi y nos fuimos para Mixco, a la casa de mi cuñada. Vimos en las noticias, el reporte oficial, que lo estaba dando un coronel en cadena. Dijo que una casa de la organización guerrillera ORPA había sido cateada, y que encontraron materiales subversivos, como libros, trajes típicos, armas y una máquina para hacer bombas. Yo creo que todavía estaba en estado de shock, tal vez por la negación de lo que había pasado. No recuerdo, pero mi cuñada me contó, que yo insistí en regresar a la casa a buscar a mis hijas, pero que todo estaba todavía resguardado por la policía y el Ejército, y luego nos fuimos a la casa del jefe de mi hermano.

Oswaldo: ¿Algún otro día trató de regresar a esa casa? ¿Cuánto tiempo estuvo resguardada la casa?

Adriana: No sé realmente cuanto tiempo estuvo resguardada, Tengo un hermano que era combatiente y que vive fuera del país, él padecía de un pulmón. Recibí una carta cuando vivía en Guatemala, quizá un año después de lo que había pasado. En esta carta decía que había bajado de la montaña por un problema que tenía en el pulmón y que la casa aún estaba resguardada, y que vio que los policías y los hombres que estaban allí estaban saqueando y llevándose en pick ups los muebles de la casa, algunas cosas inclusive las regalaban a personas que pasaban por allí. El entendió qué estaba pasando y se fue de Guatemala. No sabe cuánto tiempo estuvieron allí, pero se imagina que fue una o dos semanas”.

Oswaldo: Esta carta entonces, fue enviada por su hermano.

Adriana: Sí, era Germán, mi hermano menor, y nos volvimos a encontrar tras 17 años, ya que yo pensé que él estaba desaparecido. Él fue a Guatemala a buscarnos y fue cuando le contaron qué había ocurrido y que yo estaba en Chicago. Tenemos una comunicación muy esporádica, él nunca pudo superar el trauma y tiene problemas emocionales muy serios. Nos vimos tal vez dos veces después de la Firma de la Paz, pero ya no nos volvimos a ver.

Oswaldo: ¿Usted o su papá recibieron amenazas en algún momento? ¿Hubo algún indicio que esto podía pasar?

Adriana: No, pero sospecho que por eso fue que mi papá se fue a Jutiapa esos días, y alguien me contó que estando allí el recibió un telegrama, y fue cuando decidió regresar a Guatemala. Nosotros (mis hermanos y yo) no recibimos amenazas serias, Mis hermanos como tomaban en los bares, se ponían a hablar de política y allí pues a veces los amenazaban y los seguían, pero nunca nada serio. Todas las amenazas fueron después, ya estando en la ciudad capital.

Oswaldo: ¿Qué tipo de amenazas recibían?

Adriana: Eran verbales, un compañero de mi exesposo, que tenía contactos con militares, le decía a mi esposo que se fuera, que lo iban a matar. Pero él nunca hizo caso. Otro tipo de amenazas eran cuerpos que aparecían cerca de la casa. Un día, de hecho, cuando mi esposo regresaba del trabajo, vio un carro negro, pero siguió caminando, los ocupantes del carro lo increparon, lo llevaron a un barranco, le quitaron sus cosas y lo dejaron viendo a la puerta de la casa, le dijeron que contara hasta 100 y entrara, que no volteara a ver porque lo iban a matar. En otra ocasión unas personas querían forzar la puerta de la casa, y nos gritaban que la abriéramos. Nosotros por miedo nos quedamos dentro de la casa. Cuando sentimos ya estaban en el techo y nos estaban gritando que saliéramos, fuimos al patio y ellos, vestidos de chumpa negra, nos preguntaban por una persona nicaragüense, que le habían dicho que nosotros la estábamos escondiendo, les decíamos que no era cierto, que no escondíamos a nadie. Ellos se reían, al final dijeron que estaba bien, pero que a la próxima vez que llegaran nos iban a matar. A las dos semanas salimos de Guatemala.

Oswaldo: Pero ¿usted conocía a alguien de Nicaragua?

Adriana: Nunca, por muchos años recordé su nombre, pero ahorita si no. Pero no, no conocía a nadie de nacionalidad nicaragüense.

Oswaldo: Antonio, su  hermano estuvo presente cuando se llevaron a su papá en la oficina de la zona 1, luego fue el primero en llegar al lugar de los hechos, pero sólo se fue sin poder hacer algo ¿Cómo fue su relación tras los incidentes?

Adriana: Nos unió más, de hecho siempre fuimos unidos. Tenemos solo un año de diferencia. El dolor nos unió más, el haber sido testigos de un crimen tan atroz, nos unió más. De hecho con Antonio hasta la fecha somos muy cercanos. El 35 aniversario de la desaparición de la familia es el 11 de septiembre y el año pasado iniciamos con una tradición de hacer una ceremonia para recordarlos y renovar nuestro compromiso de continuar en la lucha.

Oswaldo: ¿Cómo fue su vida tras los acontecimientos?

Adriana: Yo siempre digo que la Adriana que llegó a esa casa, murió ese día. Nació una Adriana diferente, alguien temerosa, casi antisocial, aunque también más fuerte, más determinada, más asertiva. Una completa dualidad de lo que soy. Mi dolor se convirtió en mi motor, y es lo que me causa depresiones clínicas profundas. He llegado a intentar suicidarme, porque el dolor es muy fuerte. A veces pienso que hubiese preferido que me torturaran físicamente y no de la manera que lo hace, psicológicamente. Vivo una vida doble, un pie en el pasado y un pie en el presente”.

Oswaldo: Con la información que le dio el Periodista, ¿se acercó a instancias de derechos humanos, embajadas como la de los países escandinavos?

Adriana: Lo hicimos a través de la Cruz Roja Internacional, ellos se acercaron a los gobiernos de los países escandinavos, con las fotografías de las niñas, fueron buscadas pero nunca encontradas.

Oswaldo: Hablemos sobre la casa, ¿usted tiene conocimiento si en efecto era una casa de seguridad?

Adriana: Fue aceptado por la ORPA, y mi papá pertenecía a esa organización.

Oswaldo: ¿Sabe qué pasó con la casa luego de los acontecimientos?

Adriana: Yo regresé a esa casa en 1999, con un periódico de Chicago. Esa vez pude reconocer la casa, pero era una cantina. No me acerqué pero pude ver gente todos se nos quedaban viendo extrañados de por qué había cámaras allí y todo. Fui hace un par de años también con otro medio guatemalteco, pero esta vez no pude reconocer la casa, la mayoría son tiendas ahora.

Oswaldo: Carlos, su otro hermano, fue asesinado durante una redada en zona 15 ¿hablaron en su familia sobre esto?

Adriana: Sí, él falleció cubriendo al Comandante Gaspar Ilom, pero nunca fuimos a reconocer su cuerpo, porque haber reclamado su cadáver nos hubiera delatado. Inclusive mi papá nos contó que se había inmolado, pero eso fue lo que le dijo la organización a él, no me consta. Después de la firma de la paz fui a la Verbena a ver si lograba recuperar su cuerpo, inclusive tuve los folios y decía que la causa de muerte fue herida por esquirlas de granada en el tórax y un balazo en el área occipital.

Lastimosamente llegué siete años tarde y lo cambiaron de fosa, no nos dieron el cuerpo. Sin embargo ahora los tiene la Fundación de Antropología Forense, ya que exhumó los restos que estaban en esas fosas, entre los que se encuentra mi hermano y hemos dado pruebas de ADN para poder identificarlo, pero son miles de cadáveres. Es una tarea muy difícil. Espero que me digan que encontraron el cuerpo de mi hermano. Es más, puede que mi papá también este allí.

Oswaldo: En 1987, usted denuncia por primera vez este caso. ¿Por qué esperar tanto tiempo?

Adriana: Tenía miedo. Llegué a Estados Unidos sin documentos, pero tenía mucho terror. En Guatemala tenía miedo de que nos fueran a matar, y estando en USA, el miedo era que inmigración me detuviera y me enviara de regreso a la muerte. Pero cuando yo me casé, con Jeff, ya estaba libre de hacer las cosas que quería sin temor.

Oswaldo: ¿Es esa la misma razón por la que esperó a la firma de los acuerdos de Paz, para presentar el caso ante el Ministerio Público en Guatemala?

Adriana: Sí, el objetivo es que aparezcan los cuerpos. Que sean parte de la historia de Guatemala, que aparezcan como víctimas de los regímenes militares que afectaron al país. Buscando la verdad y la justicia para los míos. El caso no ha avanzado mucho, a pesar de tener muchos testimonios. Los implicados dijeron que no sabían absolutamente nada de lo que yo estaba hablando. Debo ser justa y debo decir, que algunos fiscales expresaron temor por su vida, por andar investigando este caso.

Oswaldo: ¿De qué manera ha influido el hecho de pertenecer a una familia guerrillera a la resolución del caso?

Adriana: Definitivamente ha influenciado el manejo del caso. Lo entiendo porque investigar este tipo de casos podría llevar a la muerte, pues se están tocando militares de alto rango. Pero pienso que el Ministerio Público tiene un mandato y debe cumplirlo. El hecho de que hay tantos casos, que están ante los tribunales, no ha permitido que se le dé movimiento al caso mío. En este viaje voy a unirme con una organización que probablemente va a mover el caso.

Oswaldo: En los últimos años se han logrado esclarecer al menos cinco casos de desaparición forzada, ¿esto la motiva o le da esperanzas a que este caso tenga resolución?

Adriana: Definitivamente, la justicia aunque lenta, está caminando. Tenemos esos ejemplos, yo no pierdo la esperanza de estar viva cuando se lleve a esos criminales ante la justicia y se conozca la verdad.

Oswaldo: Algún mensaje que tenga para personas que hayan tenido el mismo problema.

Adriana: “No se rindan, existen organizaciones que están investigando y ayudando a personas que han tenido familiares desaparecidos. Sean fuertes, no permitan que su dolor los ponga de rodillas, al contrario, que este dolor sea el motor que los lleve a continuar con esta búsqueda.”

“Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” – Juan 8:32.

Autoría y edición

Director de Investigación en | Web

Historiador y foto periodista, fundador de Prensa Comunitaria y miembro del equipo de investigación Green Blood y Colibrí Zurdo. Columnista en desInformémonos México #Periodismo #PrensaComunitaria #Investigación

COMPARTE