Un brindis por Doroteo

COMPARTE

Créditos: Estadiorevolucion

Por: Gustavo Maldonado

La iniciativa de ley presentada por Mario Taracena para cambiar el nombre del Estadio Nacional me parece, al menos, reivindicativa, en relación al hombre que ganó la maratón de Boston… La dimensión simbólica es fundamental en las transformaciones que requiere nuestra sociedad. Pienso, sin embargo, que si nos vamos a meter a situar ciertas imágenes, ciertas nociones, ciertos discursos en esa dimensión, algo fundamental, es que deberíamos explicar que el racismo no se limita a la discriminación “étnica”, que no es una cuestión meramente cultural… La iniciativa se queda en eso: en los magros alcances de un culturalismo chato… (hay quienes incluso afirman que esto es un acto “decolonial”, cuando de lo que se trata, es de una acción puramente institucional y de un cabildeo político con el poder).

El racismo es parte fundamental de un sistema de exclusión económica, política, social y cultural… Pero eso no se explica de ninguna manera ni se proponen acciones al respeto (le quedó grande el tacuche al diputado que presentó la iniciativa y a quienes lo asesoraron)…, lo cual es especialmente lamentable cuando se da una oportunidad como esta.

Aunque sería ingrato negar la importancia del acto simbólico, al visibilizar el tema del racismo en su veta cultural, Guatemala continúa urgida de luchas que vayan a profundidad. Para mientras, celebremos. Yo brindo por Doroteo, a quien se reivindica con este acto, y me lamento por nuestros alcances tan limitados y porque supongo, como que lo estuviera viendo, que el grueso de las capas medias, que asisten normalmente al estadio a ver los partidos de fútbol, seguirán llamándolo por su nombre castellano (lo cual pone en cuestión el valor simbólico del acto mediático) ¡Salud, por la reivindicación del insigne atleta!

P.S. Me uno a la propuesta de Sergio Valdés Pedroni, para que, en un acto simbólico contundente, se le devuelva al estadio su nombre original: “REVOLUCIÓN” y al agregado de Leonel Barrios, para que quede como : “ESTADIO REVOLUCIÓN, DOROTEO GUAMUCHE”…

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE