Polochic: manifestación de trabajadores de naturaceites

COMPARTE

Créditos: pataxte

Por: Rony Morales

Los hermanos de las comunidades indígenas  q´eqchi´del Valle del Polochic, conocemos la problemática de la palma africana en el área y se sabe bien que  todos los trabajadores de la empresa Naturaceite,  este 25 de agosto, están en plena manifestación exigiendo a los encargados, que aumenten el pago de la cosecha de palma africana, ya que la empresa está pagando una miseria de sueldos, ellos trabajan más de 12 horas al día, de lunes a sábado y están recibiendo Q. 1,000 quincenales. Detuvieron al Ingeniero Raúl  Mexicano, trabajador de dicha empresa, exigiendo que paguen el sueldo mínimo, ya que la empresa está explotando, a  sus trabajadores.

La rápida expansión de las plantaciones de palma ha  implicado para las comunidades q´eqchi´ en la aldea Pataxte, El Estor, Izabal, transformaciones profundas en la realidad socio-económica, demográfica, política y cultural del municipio.  Desde los años ochenta varias familias  huyeron de la guerra y de los actos violentos cometidos por el ejército en Sepur Zarco y el Valle del Polochic.

La problemática de las plantaciones palmeras no es nueva, comenzó a darse desde principios de este siglo, pues por sus condiciones geográficas y climáticas “casi todo el territorio del norte de Guatemala es apto para el cultivo de palma africana”. Estas condiciones, aunadas a una situación comercial favorable a nivel internacional y la presencia de actores económicos nacionales con interés en estas plantaciones, han puesto en río Dulce, Estor y el Valle del Polochic, el centro de atención desde hace varios años y mientras el impacto sobre las malas prácticas de tenencia y el uso de la tierra son visibles, las proyecciones expansivas de las empresas palmeras parecen no llegar a su fin.

La preocupación de las comunidades  es evidente,  ellos comentan que el problema se debe  a que las  empresas palmeras además de aprovecharse de los trabajadores, extraen todos los recursos naturales.

Ellos comentan que el problema es la falta de un título de tierra que los avale como dueños aunque hayan estado ahí desde 1976. Por esto la empresa aceitera no los deje vivir en su tierra, sufriendo varios despojos.

Se les pide a las autoridades de Sindicato de Trabajo de Izabal, que resuelvan ese tipo de problemas.

 

 

Autoría y edición

Descendencia kaqchikel y afrodescendiente. Infancia en la cuna de una organización revolucionaria. Crecida dentro de la revolución cubana.

COMPARTE