El ex comediante sigue a los Estados Unidos en términos de reconocimiento de Jerusalén, pero no solo por razones bilaterales

Fotografía Nelton Rivera.

La referencia histórica tiene razón de ser: en efecto, en 1948, Guatemala fue uno de los primeros estados que reconoció a Israel – y el país se esfuerza también en presentarse como amigo de Israel en el las siete décadas siguientes.

Pero, no podría deberse únicamente a la amistad bilateral, que el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, de 48 años, anunciara,  igual a EEUU, el traslado de la embajada del país de Tel Aviv a Jerusalén: también podría haber influido al presidente estadounidense Donald Trump había amenazado con una reducción de los beneficios financieros para aquellos que votaran en contra de Estados Unidos en la Asamblea General de la ONU.

Pues, Morales no participó en la condena del reconocimiento de Trump de Jerusalén como capital de Israel. Más bien, se destacó como buen aprendiz de Estados Unidos.

Primero, una página en blanco… 

Al igual que Trump, Morales era una página en blanco cuando entró en política. En otoño de 2015, el comediante, actor, director y productor entro sorpresivamente  a la segunda vuelta electoral y luego a la presidencia de Guatemala. Su licenciatura en administración de empresas, refleja cierto grado de conocimientos en políticos y económicos – pero no fue por eso, la razón de su triunfo electoral fue otra: en contraposición a la casta política establecida, él aseguro que no era “ni corrupto ni ladrón” – y con ese lema tuvo éxito. 

Pero su imagen de “limpio y transparente” pronto se ensució: el cristiano-evangélico de origen pobre –  casado por más de dos décadas y padre de tres hijos – es investigado por corrupción, pues, el origen de 600,000 dólares estadounidenses (506,000 euros) para financiar su campaña presidencial, aun no se ha aclarado.  

…después, en los círculos de corrupción  

En septiembre, la Corte Suprema de Justicia dio luz verde al país para levantar la inmunidad del archiconservador jefe de estado, aunque el congreso voto a favor de Morales.  Así, el presidente puede ejercer su cargo, pero el distanciamiento de su antecesor – Otto Pérez Molina, quien dimitió bajo sospecha de corrupción – es desde entonces cuestionable.

Bien es posible, que la iniciativa a favor de los intereses de Israel y EE. UU. Sea una maniobra para asegurarse de poderosos amigos a nivel internacional.

(Gianluca Wallisch, 26.12.2017) –  

Texto original: http://derstandard.at/2000071042340/Ex-Komiker-und-Guatemalas-Staatspraesident-Jimmy-Morales-wandelt-auf-Trumps  

Foto redes sociales

 

email

Author

Prensa Comunitaria Km. 169

Historiador, fotoperiodista, formo parte del equipo de investigación de Prensa Comunitaria.

TweetsPC

FacebookPC