Cobán: “la protesta social, un derecho ciudadano”

Por: Rony Morales

Desde las Verapaces sigue la lucha por los derechos colectivos, tal y como las personas que manifiestan de forma pacífica “nos estamos movilizando” dice la gente. “Esta vez lo hacemos desde el parque central de Cobán.”

Los miembros de las comunidades y movimientos urbanos decían: “Estamos convencidos de que la única vía para un verdadero cambio en Guatemala es la paz, sabemos que la violencia solo genera caos y que se pierda el Estado de derecho. Hacemos un llamado a la población en general a que sigamos manifestando de forma pacífica nuestro descontento hacia los actos de corrupción y de manipulación de parte de los diputados y del gobierno central.

Manifestamos nuestro rechazo a cualquier acto de corrupción, #PactoDeCorruptos, la renuncia de Jimmy Morales por sus actos ilícitos, cooptación del Estado y traición de los diputados de Alta Verapaz”.

Dentro de las manifestaciones los estudiantes, los pueblos indígenas y el pueblo mestizo, fueron testigos de esta histórica jornada de lucha y resistencia por los derechos colectivos de las Verapaces ante la crisis por la corrupción y el creciente descontento del pueblo que ha deslegitimado a la clase política.  Esto acentuado en los aspectos de inseguridad.

Manipulación y criminalización a la protesta social en Cobán

La criminalización de la protesta social que se está dando Alta Verapaz hacia las personas que salen a manifestar de manera pacífica está enmarcada fundamentalmente en un ámbito de deslegitimación y estigmatización de las personas que salen a manifestar.  Con éstas estrategias se persigue: defender los intereses económicos, los pactos de corrupción, diputados que quieren profundizar el  miedo para controlar el territorio perdido, neutralizar y desarticular la lucha de resistencia de las plazas  por la defensa de los derechos colectivos, el descontento social, la disputa de ideas, el trabajo periodístico e intelectual, la justicia, la memoria histórica y el de defensa de los derechos humanos. Económico cada vez más complejo y difícil para quienes menos tienen.

Una de las formas de represión de las que hablo es la criminalización y judialización. Esto quiere decir que se estigmatiza, se acusa, se persigue penalmente y se encarcela a quienes simplemente se oponen a estos proyectos por considerarlos nocivos para la vida. Muchas veces la criminalización se hace en contra de dirigentes sociales o personas comunes. El mensaje para ambos casos es el mismo “que nadie se atreva a seguir organizándose, a pensar, opinar y defender lo propio”. Quiero rescatar que esto ha sido ampliamente denunciado por las comunidades, por organizaciones sociales, columnistas y analistas, quienes han tratado de evidenciar no solamente la estrategia sino lo que está de fondo, lo que se mueve detrás y a quienes la impulsan.[1]

La tergiversación o la información parcial sobre las protestas sociales son prácticas recurrentes en los medios de comunicación que están a favor de intereses particulares, además la omisión de toda información relativa a las demandas de los colectivos disconformes, es una práctica habitual de los principales medios en Alta Verapaz.  Los medios formales cerraron sus espacios a las voces de la protesta en medio del repudio de la población. Esto se está dando al norte del país donde se utiliza a los medios convencionales como una medida para la criminalización y deslegitimar las manifestaciones pacíficas en Cobán.

La población que sale a manifestar reconoce que cuando los medios se convierten en el patrón de legitimidad de las protestas, adquieren gran influencia sobre la gente, y por lo tanto interpretan a los movimientos sociales y pueden deslegitimar los procesos de la lucha por los derechos colectivos.

“Con la consigna como pueblo q´eqchi´, poqomchi´ y mestizo, es  la protesta social  un derecho ciudadano. Es un medio para manifestar y expresar opiniones e ideas pero también para evidenciar públicamente las problemáticas que afectan distintos ámbitos —tanto de manera individual como colectiva— para el ejercicio pleno de derechos. Al igual que en el 2015 hoy nos encontramos en la plaza de Cobán protestando en contra del pacto de corruptos. Las personas que ahora administran Guatemala están jugando a ser impunes  y con ello, subrayar que no quieren asumir responsabilidad, estos han sido días históricos para construir la paz que tanto anhelamos”.

 

[1] https://comunitariapress.wordpress.com/2014/03/16/formas-de-represion-social-la-criminalizacion/

email

Author

TweetsPC

FacebookPC