Bernardo Caal, preso político del pueblo q´eqchi´

Por: Rony Morales

La existencia de presos políticos en un país es un claro síntoma de la falta de libertades políticas en la defensa de derechos humanos, de la vida y de los recursos naturales, una situación propia de las dictaduras o de los regímenes no democráticos.[1]

Bueno Bernardo Caal nace en la comunidad de Cepos, Santa María Cahabón, aproximadamente a 60 kilómetros del municipio, era un lugar donde la paz se sentía día con día, a los 7 años salió a  estudiar a la cabecera municipal.

Bernardo relata cómo fue que logró estudiar “me salí de la comunidad, estudié la primaria en la escuela del casco urbano del municipio, al terminar mi primaria empecé en el Instituto Básico por cooperativa, que era en la misma escuela  solo que en la vespertina, luego me trasladé a Cobán para estudiar en el Instituto Normal Mixto del Norte “Emilio Rosales Ponce”.

De Cobán me regresé a la comunidad donde yo nací, en julio de 1995 empiezo a trabajar como maestro en las comunidades, comunidades abandonadas, sin carretera, de los 60 kilómetros  que hay desde la comunidad hasta el municipio, había 15  de carretera y tenía  que caminar el resto, entonces yo empiezo a organizarme junto a las comunidades, primeramente para tener agua entubada, que ya no hubiera necesidad de ir a traer el agua en las tinajas y luego para tener acceso de vehículos, ya que no existían calles amplias en esos tiempos.

¿Cómo inicia en la defensa de los ríos?

Es una descomposición total, porque con quienes pactaron hace unos años fue con el alcalde, que empezó a regalar muchas láminas a las familias, cervezas, hacía fiestas en las comunidades, campeonatos de fútbol, dando premios de miles de quetzales al equipo campeón, esto hizo que se generara violencia en todas las comunidades ¿Quién no quería los 75,000 quetzales? Eso es tocar a las personas que viven en pobreza, bueno también  Cahabón es uno de los municipios con mayor índice de pobreza, mucho analfabetismo, entonces ahí es cuando empiezan a tentar a las familias con el dinero.

Entonces esta es la descomposición, de donde venía todo el dinero, de los negocios que este alcalde hizo para que las empresas pudieran ingresar y nos damos cuenta que ahora no tienen un alcalde al cual darle el dinero, pero si tienen personas en algunas comunidades que andan haciendo el trabajo de ir repartiendo cositas a las familias para podérselas ganar y que estén a favor de estas empresas, Oxec 1 y Oxec 2. Esto preocupa grandemente porque las personas que son beneficiadas con estos favores, estos regalos, estas láminas, los quintales de maíz, de frijol o del dinero, son quienes amenazan a los que estamos haciendo el trabajo de oponernos a las empresas, por supuesto que reciben instrucciones de ellas y los que dirigimos estamos amenazados, no podemos pasar por donde viven estas familias porque nos pueden linchar.

Pues ahora las comunidades se organizan, nos empezamos a pronunciar en contra de esto, hasta lograr la unidad del municipio, ahora la lucha es de todo el municipio, ya no solo la región, sino donde yo había hecho trabajo de masas. P

Puedo decirte que soy un preso político, tanto porque he sido dirigente de comunidades y pues también he sido dirigente del Magisterio, ahorita estoy un poco retirado del tema educativo,  me interesa más lo de la defensa del río Cahabón, que es lo de mi municipio y es de las comunidades de donde soy y  donde trabajé muchos años como maestro, no puedo darle la espalda a la gente que siempre me apoyó en las buenas y en las malas, cuando yo regresé después de haber estudiado Magisterio.

La Lucha por la defensa el rio Cahabón

Los miembros de la microrregión Pinares y zonas centrales de Cahabón, se están movilizando estos días, exigen que se cuide el río del mismo nombre,  porque el caudal se mantiene sucio debido a la construcción de una hidroeléctrica y también piden que se me libere ya que no he cometido ningún delito. El río Cahabón está completamente sucio y las personas de las comunidades no pueden abastecerse del líquido vital, pues temen enfermarse. Ellos no cuentan con un sistema de agua potable ni con pozos, por lo que tienen que utilizar el río como fuente de abastecimiento.

Estos problemas y malestares hicieron que miles de hombres y mujeres q’eqchi’, miembros de pueblos indígenas de este municipio y dueños legítimos de sus tierras, se reunieran en la plaza de Cahabón, Alta Verapaz, levantándose en resistencia ante las amenazas de los proyectos hidroeléctricos Oxec I y Oxec II, que iniciaron sin consultarles.

durante las jornadas de manifestación del 2017 las cuales continúan  hasta hoy el área urbana se ha unido a esta jornada de indignación pacifica permanente. Está presente la región Tuila y el área urbana, porque es necesario ser actores y dejar de ser espectadores de lo que ocurre en realidad.

El 26 de agosto de 2017, 196 comunidades, distribuidas en 10 regiones, barrios y área urbana, se llenaron de fiesta  al realizar la primera consulta comunitaria en el municipio. La pregunta de la consulta fue ¿Están ustedes de acuerdo con que se utilice el agua de los sagrados ríos Cahabón y Oxec para la instalación y funcionamiento de las hidroeléctricas Oxec I y Oxec II en el municipio de Santa María Cahabón, departamento de Alta Verapaz?

¿Por qué está siendo criminalizado nuevamente Bernardo?

Los cargos por los que Bernardo está preso son, hurto agravado, detención ilegal e incitación a delinquir. La intención de encarcelarlo es callar la voz del pueblo q´eqchi’, que ha denunciado la violación de los derechos a la vida, el agua y el territorio, de hombres, mujeres y niños.

Se ha demostrado que estas empresas delincuentes han violado los derechos a la información y consulta, la Corte de Constitucionalidad (CC) dio con lugar al amparo a favor de Bernardo, pero ilegalmente permite que Oxec siga construyendo y ordena una consulta discriminatoria sólo para 11 comunidades y que se pierda el carácter previo, esto es una aberración de derecho y  justicia.

La pregunta es si los líderes campesinos están dispuestos a afrontar la justicia, todos tenemos la obligación de exigir  y sumar nuestras manos y nuestras luchas, salir a la calle y aumentar la resistencia para construir un país digno y una patria para todos sin discriminación.

 

Movilización del pueblo q’eqchi’ de Cahabón

Este 2 de Febrero del 2018 las personas de las diferentes aldeas de Santa María Cahabón, Alta Verapaz, están en cuatro puntos del municipio: salida a Cobán,  carretera principal y ruta ecológica, cruce Sekatalkab y cruce Salac 1 salida a El Estor, estas medidas obedecen a la detención del líder q´eqchi’ Bernardo Caal y exigimos a los entes competentes de justicia su pronta liberación.

De la misma manera llamamos  a la reflexión, a la defensa del territorio y a ser actores  directos, en el caso del proyecto hidroeléctrico Oxec 3, las autoridades locales y de turno tendrán que aclarar sobre dicho caso, sólo se sabe de las dos concesiones que Darío Rosales realizó sin consultar a las comunidades. Estas marcha y plantones pacíficos son iniciativa de cientos de pobladores, campesinos e indígenas q’eqchi’, que bajo el sol trabajan día a día y viven en paz y armonía con la madre naturaleza para exigir que se respete la voluntad de 196 comunidades que no quieren el complejo hidroeléctrico Oxec

Familias enteras exigen al actual alcalde de Cahabón que cumpla con la realización de la consulta comunitaria sobre la construcción de las hidroeléctricas Oxec.

El pueblo q’eqchi’, dueño legítimo de sus tierras, se está levantado en resistencia ante las amenazas del capitalismo implementado por capitales transnacionales, y apoyado por las instituciones del Estado con mecanismos de despojo, criminalización, impunidad y división comunitaria.

[1] http://www.prensacomunitaria.org/solidaridad-con-los-presos-politicos/

email

Author

TweetsPC

FacebookPC