Algo anda mal con el Directorio Nacional de los Bomberos Voluntarios

Por: David Toro

La corrupción y la impunidad no son exclusivas únicamente del Estado, están presentes en muchos sectores de la sociedad, en las ONGs, en el sector privado y en el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Guatemala, quizás este último puede convertirse en uno de los casos más dramáticos por ser una institución al servicio de millones de personas y que constantemente están operando en condiciones paupérrimas.

Las autoridades del Directorio Nacional de Bomberos Voluntarios se encuentran en desacuerdo,  este traspasa el espacio de la institución, el Mayor (Vocal III) Benjamín López, asegura que existen anomalías legales dentro de las autoridades que tomaron posesión de la segunda parte del Directorio el pasado 16 de agosto 2017, insiste en que la planilla dirigida por Marco Antonio Ramos, quien lleva como autoridad de los Bomberos más de 2 décadas, no ha cumplido con lo establecido dentro de la ley, puesto que hasta el mes de agosto no presentaron los finiquitos correspondientes para ejercer el cargo.

El Directorio de los Bomberos realizó una sesión ordinaria, donde se abordó este tema  importante para la institución, cuando el grupo de los miembros del directorio sindicados de violentar la ley se percató de la presencia de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) y en especial de la prensa, intentaron desviar la discusión del tema.

Finalmente comparecieron las autoridades señaladas, cuyos integrantes fueron puestos en tela de duda, cuestionando su legitimidad para responder al cargo,  el Mayor III Benjamín López, insistió en que los funcionarios: Marco Antonio Ramos, José Carlos Sierra y Lars Moklebust, entregaran el finiquito que es un requisito para tomar posesión, este documento demostraría que han hecho un manejo transparente de los recursos económicos recibidos y administrados por el Cuerpo de Bomberos.

Luego de las presiones  Ramos y Sierra mostraron la Constancia Transitoria de inexistencia de cargos otorgada por la Contraloría General de Cuentas; el vocal IV Lars Moklebust tuvo 30 días hábiles desde la toma de posesión para presentar el finiquito,  quiere decir que la cuenta comenzó el 16 de agosto 2017, debe resolver su situación jurídica y de esa manera no tener problemas en optar por el cargo, así lo establece la ley.

Aunque una parte del cuerpo de Bomberos Voluntarios no está de acuerdo con la reelección de la planilla, esta ya fue juramentada por el Tribunal y aprobada por la Junta Nacional de Oficiales, según aseguró José Carlos Sierra Vocal II, no obstante existe un proceso legal abierto en una de las fiscalías del Ministerio Público para dilucidar la situación del Directorio, la siguiente audiencia está pactada para el 8 de noviembre y las partes deberán comparecer frente a las autoridades judiciales para aclarar la situación.

El Directorio tiene más de 450 puntos pendientes por discutir referente a la situación de los bomberos voluntarios de las diferentes compañías que ejercen esta labor dentro del territorio nacional, el Mayor III Benjamín López recalcó su compromiso para que se esclarezca la situación legal de esta parte del Directorio, ya que según él actúan de forma ilegal, dañando la imagen de institución.

A lo interno del Cuerpo de Bomberos Voluntarios existe una fuerte preocupación por combatir la corrupción y la impunidad en esta institución.

Fotografía David Toro. Integrantes de la planilla que está siendo cuestionada por corrupción.

Las denuncias:

 

email

Author

Prensa Comunitaria Km. 169

Historiador, fotoperiodista, formo parte del equipo de investigación de Prensa Comunitaria.

TweetsPC

FacebookPC