Alcalde indígena de Sololá: “El día de los Pueblos Indígenas para mí es una tristeza”

Por: Aroldo Pérez – @perezaroldoo

Fotografías: OACNUDH

Ayer 9 de agosto 2017 durante el foro “Pueblos indígenas, tierra y territorio: una mirada desde los derechos humanos” organizado por  OACNUDH en el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, y ante un gran público que lo aplaudió en Casa Ariana, se le dio el honor de la primer disertación a don Tomás Saloj alcalde indígena de Sololá.  Con un emotivo y espontáneo discurso hizo un llamado a cuestionarnos, a formar a la nueva generación de líderes indígenas y a seguir resistiendo ante un Estado guatemalteco que persiste en marginar a los pueblos originarios.  He aquí la transcripción de su alocución.

“Estamos presentes acá a darnos la bienvenida a todos los que vienen por donde sale el sol, por donde cae el sol y por donde viene el viento… ¿De dónde vienen? ¿De qué comunidad vienen? Habrá quienes tuvieron que caminar, aguantar hambre y sed, pero siguen en la lucha, siguen escuchando, siguen… seguimos conociendo quienes somos, cuántos somos y qué podemos hacer.

Mi nombre es Tomás Saloj, soy el alcalde de la municipalidad indígena de Sololá y traigo la voz de 71 líderes comunitarios, de 83 comunidades del municipio de Sololá.  Este día nosotros lo celebramos en nuestras comunidades con una ceremonia maya agradeciéndole al Ajaw al Ser Supremo, pero este día me tocó que venir y decirles y contar un poco lo que tengo en mi mente, en mi corazón y la realidad que vivimos nosotros los pueblos indígenas acá en Guatemala.

Después del conflicto armado se inicia el proceso de los Acuerdos de Paz, el Convenio 169 donde habla de los pueblos indígenas. ¿Qué tanto hemos hecho hasta hoy? ¿Cuánto hemos hecho hasta ahora? Cuando yo era joven, llegó un momento, cuando llegaba a la casa, lo que más me daba tristeza era que mis hijos revisaran el morral que no traía nada porque acá en la lucha social gritaba por nuestra gente sin llevar algo a mis hijos, fue cuando dije me voy a poner a trabajar para darle de comer a mis hijos.

Dejé un poco, me costó, iniciar otra vida, pero hoy regreso de nuevo, ¡encuentro una sociedad totalmente igual! y muchos procesos están como los dejé.  En aquel tiempo nos bombardeaban a través de ráfagas de metralletas, a través de bombas pero hoy no, psicológicamente a nuestros pobres jóvenes los están bombardeando hoy en día a través de la tecnología, no estoy en contra si sabemos para que lo utilizamos, pero si, ahí es donde está cayendo la juventud hoy en día.

Este día de celebrar el Día de los Pueblos Indígenas, para mí es una tristeza, pasaron ya 10 años.  Hermanos de los pueblos indígenas, ¿Qué se ha hecho? ¿Qué cambios? ¿Qué hemos obtenido? ¿Qué logros? Me recuerdo que el 21 y el 22 de marzo si no me equivoco, cuando presentábamos uno de los artículos de la Reforma Constitucional… y fue una muestra de racismo, de discriminación, rechazo total, hubo autoridades que salimos del Congreso con lágrimas en los ojos.

Recientemente la presentación de una guía sobre consultas sobre el Convenio 169, pasa igual y utilizan a nuestra pobre gente con engaños, entonces, pregúntense ustedes ¿qué está pasando en Guatemala? Todavía hay discriminación, todavía hay racismo, todavía sufrimos en este caso, ahora miremos a los jóvenes, miremos a la juventud ¿cómo está ahora? un joven me comenta hace poco, por tener una escuela de formación política dentro de la municipalidad y me dice, ¿cómo fue cuando nos reclutaron a nosotros en el conflicto armado? ¿Nos hicieron conciencia? ¿Sabíamos contra quién íbamos? ¿Sabíamos por qué estuvimos en el conflicto armado? Estábamos conscientes no porque nos ofrecieron ni dinero ni pago ni salario ni nada de eso, sino que éramos conscientes… cuando me dije, hoy esta corporación se acordó de los jóvenes, ahora tenemos 40 jóvenes formándose para que sean líderes, este es un reto a todas las autoridades, comenzar a hacer consciencia a nuestros jóvenes.

Si hemos aguantado 500 años y ya pasaron 20 años después de la firma de los Acuerdos de Paz, si ya pasaron 10 años de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, ¿cuántos más tenemos que aguantar? Estoy tan seguro que lo seguiremos aguantando, pero lo ideal es que pidamos al Ajaw, que nos guíe, que nos muestre el camino claro, ese camino blanco, ese camino amarillo que piden nuestros abuelos, que nos han enseñado durante el pasado.

(Ve una fotografía de mujeres y niños indígenas, que los organizadores están proyectando en el escenario).  Me quedo viendo esa fotografía, ¿Qué significa? ¿Cómo lo ven ustedes? A mí me da tristeza, seguramente habrán fotografías en el extranjero de lo que está pasando acá, pero nosotros mismos los pueblos indígenas lo hemos sentido y lo hemos vivido y no ha habido mayor cambio.  Ahorita por lo menos en el Ministerio de Salud tienen una Unidad de Pueblos Indígenas y en el Ministerio Público ya hay una Unidad de Pueblos Indígenas, son pocos espacios que nos dan, … pero el espacio que dijimos sobre las Reformas era tocarles… no sé cómo llamarle pero nunca nos lo dieron.

Este día es importante en los pueblos indígenas, allá en las comunidades algunos estarán celebrando, pero mientras tanto nosotros estamos acá, traemos el sentir, el dolor, que se queda en la mente porque lo vivimos la mayoría.  Lamentablemente mi juventud la dejé en el conflicto armado, no tuve una oportunidad de sacar ni una carrera, no tuve la manera de estar en la escuela, ni mucho menos sacar una carrera universitaria.

Lo que yo estoy hablando son experiencias y para ser un líder, para estar uno acá no ha sido fácil, he recorrido mis 50 años al sudor…y lo he hecho de corazón con mi gente.

Muchas gracias, que Dios me los bendiga.”

email

TweetsPC

FacebookPC