Fotografía: Roderico Díaz

Por: Lucía Ixchíu

Desde inicios de año, como Prensa Comunitaria nos hemos acercado a documentar las diversas problemáticas que enfrenta el territorio de El Estor, Izabal. La prisión política que enfrenta  el profesor, Abelino Chub Caal, fue la razón para posicionarnos  y acercarnos al  territorio.

Esto nos llevó a publicar el pasado mes de junio una investigación sobre el Juez Aníbal Arteaga López, quien actualmente preside el Juzgado de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos Contra el Ambiente de Puerto Barrios Izabal[1].

Para poder leer más sobre el juez, y su accionar como funcionario de justicia lea el siguiente enlace:

http://www.prensacomunitaria.org/un-juez-cuestionado-y-la-esperanza-de-abelino-chub-caal-de-justicia/

Este juez, ha recibido diversos casos de alto impacto y su actuar ha sido cuestionado ampliamente por su participación poco ética y parcial hacia alguna de las partes, siempre vinculado a dar fallos a favor de empresas de distinta índole, situadas en el territorio de El Estor.

En los casos de detención del miembro de la gremial de pescadores Juan Caal Suram  y del periodista Jerson Xitumul, ambos fueron remitidos al Juzgado de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos Contra el Ambiente de Puerto Barrios Izabal.

El futuro de estos casos es incierto, pues en el caso de  Abelino Chub Caal, el Ministerio Público (MP) solicitó al  Juez, que  hiciera el cierre provisional del proceso por no contar con los elementos suficientes para probar que Abelino es el responsable de los delitos que le imputan. Este juez se negó y ha sido poco ético a la hora de impartir justicia.

Según el artículo 14 de la Carta Magna de Guatemala “toda persona es inocente, mientras no se le haya declarado responsable judicialmente, en sentencia debidamente ejecutoriada”. Además refiere que el detenido, el ofendido, el Ministerio Público y los abogados que hayan sido designados por los interesados, en forma verbal o escrita, tienen derecho de conocer personalmente, todas las actuaciones, documentos y diligencias penales, sin reserva alguna y en forma inmediata[2]

[1] http://www.prensacomunitaria.org/un-juez-cuestionado-y-la-esperanza-de-abelino-chub-caal-de-justicia/

[2] Constitución Política de la República de Guatemala.

 

Fotografía: reporteros de Prensa Comunitaria

Por: Carlos Gerardo

La microrregión de Ixquisís (Yich K´isis, de aquí en adelante) está ubicada en el municipio de San Mateo Ixtatán, cerca de la frontera con México, y está compuesta por ocho aldeas y tres caseríos. Como microrregión, posee una gran cantidad de ríos y recursos naturales que han despertado el interés de inversiones extranjeras.

En 2009, las comunidades del municipio de San Mateo Ixtatán celebraron una consulta comunitaria de buena fe en la que dejaban en claro su rechazo ante cualquier forma de reconocimiento, explotación y expropiación minera o hidroeléctrica con la participación de 25 mil 646 personas. A pesar de esta clara toma de decisión del 99% de la población, la voluntad de las personas no fue respetada.

En 2011, el alcalde de San Mateo Andrés Alonzo (quien actualmente ha perdido su inmunidad por la imputación de una serie de delitos) autorizó dos licencias hidroeléctricas en las regiones de Yich K´isis y Pojom, quién acepto públicamente haber recibido Q200 mil de parte de la empresa hidroeléctrica para el “desarrollo del municipio´´. Desde ese momento, los mecanismos y las dinámicas con que la empresa y los megaproyectos han tratado de violentar la voluntad de la población han sido numerosos.

En enero de este año, una manifestación pacífica en contra de la empresa hidroeléctrica fue reprimida y atacada con armas de fuego. Como resultado de esa agresión, Sebastián Alonso Juan, una de las personas que acompañaba la manifestación, perdió su vida: fue asesinado. El  lunes 13 de noviembre de 2017, se repitió una historia similar. Un grupo de personas manifestaba para exigir la retirada de la subestación de la Policía Nacional Civil y el destacamento militar de la región. Ambos están ubicados dentro de las instalaciones de la empresa hidroeléctrica, lo que evidencia de forma clara su parcialidad a favor de la empresa.

Fotografía: Checha Luin

Los manifestantes también exigían la retirada de la empresa de la región. Al llegar a la sede de la Policía, para entregar un acta firmada, la manifestación fue dispersada con una bomba lacrimógena; por lo que decidieron retirarse del lugar. En su retirada, un grupo de personas civiles, armadas, afines a la empresa hidroeléctrica, comenzaron a disparar en contra de los manifestantes. Al igual la manifestación de enero, la manifestación fue pacífica. Sin embargo hubo varios grupos que se encargaron de desinformar sobre los hechos ocurridos para beneficiar a la empresa y para criminalizar la protesta social.

Fotografía: Checha Luin

Acusaban a la manifestación de tratarse de “personas disfrazados de manifestantes”. En función de esta criminalización, se han desplegado más de 200 agentes de la PNC en la zona de Yich K´isis. La PNC difundió además imágenes de agentes heridos y golpeados, por “un grupo armado disfrazado de manifestantes”. Según corresponsales de este medio, fueron los simpatizantes del proyecto hidroeléctrico quienes atacaron las áreas de la empresa, con el objetivo de generar conflicto y criminalizar la protesta pacífica. Estos grupos provenían de la aldea Yalanhuitz y fueron liderados por un pastor evangélico llamado Andrés Bernabé, quien se autodenomina como el presidente de la Organización Permanente de Apoyo Mutuo de Desarrollo.

El clima de tensión por la amenaza de la violencia estatal, generada por la presencia de agentes de la PNC permaneció hasta la tarde. Tras la incidencia violenta que provocó personal de la empresa y la Policía Nacional Civil, el gobernador departamental de Huehuetenango circuló un comunicado en el que hace alusión al hecho ocurrido en Ixquisis, en el comunicado transmite un mensaje tergiversada y fuera del contexto de la situación lo que puso en evidencia su postura clara a favor de la empresa.

 

Texto y fotografías: Elmer Ponce

El 13 de noviembre se reunieron en una mesa  de diálogo líderes de las 10 micro regiones de Sayaxché, representantes del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocodes) de primer y segundo nivel, Energuate y el síndico primero de la municipalidad Elías Vicente, para planificar la agenda de trabajo que el personal de Energuate estará realizando en las 10 micro regiones en donde se necesita mejorar el servicio.

Los trabajos que se deben realizar es el cambio de postes, mejoramiento de tendido eléctrico, cambio de transformadores, revisión y cambio de contadores, entre otros.

Los comunitarios pidieron que  Energuate cumpla el compromiso que  hizo en la reunión, dejando programada una próxima para la segunda quincena de enero del 2018, que servirá para evaluar el avance de la agenda de trabajo que se ejecutará en cada micro región.

El profesor Elías Vicente, comentó  que como autoridades municipales están en la mejor voluntad para apoyar a los líderes comunitarios y seguir con las gestiones que corresponda para la ampliación y mejoramiento del servicio de energía eléctrica en Sayaxché.

Los líderes concluyeron que de no darle cumplimiento a las demandas tomarán medidas de hecho.

Texto y fotografías: Tik Laz

El lunes 13 de noviembre, la población de la aldea Tocal, municipio de San Juan Ixcoy, territorio q´anjob´al, decidió salir para exigir que cese la represión y órdenes de captura contra dirigentes comunitarios, también que se cancelen las licencias mineras, el desvío y secuestro de los ríos de parte de las empresas hidroeléctricas en la región.

 

 

Texto y fotografías: reporteros de Prensa Comunitaria

El 13 de noviembre por la mañana en Yixquisis, San Mateo Ixtatán la población realizó una manifestación pacífica, la Policía Nacional Civil (PNC) y guardias privados empezaron a disparar según testimonios de personas que ahí se encontraban.

En el municipio de Barillas autoridades comunitarias y vecinos se encuentra en el lugar denominado río Espíritu en la carretera que conecta Barillas con la Franja Transversal del Norte, la PNC llegó y les disparó bombas lacrimógenas, también golpearon a una mujer y se fueron rumbo a San Mateo Ixtatán.

 

 

Texto y fotografías: Lucía Ixchíu, Joel Pérez y Juan Juárez

En el Tercer Festival de Arte Comunitario de la Madre Tierra que se realizó el 12 de noviembre  en Xalbal, municipio de Ixcán, Quiché, se llevaron a cabo diferentes actividades como un festival de poesía y música en vivo. Estuvieron presentes artistas locales, la marimba Juan Matik de Santa Eulalia, Sara Curruchich y Festivales Solidarios, entre otros.

Esta actividad se realizó en conmemoración a la madre tierra y la defensa del territorio. Es de resaltar que llegaron personas de diferentes lugares de Ixcán, inclusive de la cabecera municipal.

 

 

Un grupo de aproximadamente 400 comunitarios de la microrregión de Ixquisís realizó hoy una concentración pacífica para exigir la retirada del lugar de la Policía Nacional Civil (PNC) ubicada dentro de las instalaciones de la empresa hidroeléctrica Proyectos de Desarrollo Hídrico, S.A. (PDH, S.A.)

El objetivo de la manifestación era entregar a la Policía un acta en la que exigían su retirada, pues se ha evidenciado que la PNC ha estado velando por los intereses de la empresa en contra de los comunitarios. Asimismo los manifestantes también exigían el cese de las operaciones de la empresa PDH, S.A. y la retirada del destacamento militar, que también está ubicado dentro de las instalaciones de la empresa hidroeléctrica.

En lugar de firmar el acta, la PNC reprimió la manifestación con gases lacrimógenos, por lo que la gente se retiró del lugar. Mientras iban retirándose, un grupo de civiles posiblemente armados por la empresa, y que trabajan para ella, procedente de Yalanhuitz disparó contra los manifestantes, poniendo en riesgo la integridad física de los comunitarios.

Seguiremos ampliando la información.

Foto: Rodrigo Moya. La original de César Montes y la guerrillera Rosa María. Esta fue publicada “con el comandante Montes sin la guerrillera Rosa María, Guatemala, 1966”.

363. Para comprender la aparición de la guerrilla guatemalteca es necesario hacer referencia al levantamiento militar del 13 de noviembre de 1960. Este fue el movimiento de mayor envergadura de la cadena de actos protagonizados por oficiales del Ejército desde 1954. En sus preparativos se involucraron por lo menos un 30% de los cuadros del Ejército, principalmente oficiales subalternos. Fue también la rebelión en la que se expresaron intereses divergentes en el seno del Ejército, que luego fueron unificados por el golpe de Estado del 30 de marzo de 1963.

Foto: Rodrigo Moya. Portada de Sucesos en 1966.

364. Aun cuando contó con el apoyo de algunos civiles, el levantamiento tenía motivaciones básicamente militares. Perseguía la destitución del Ministro de la Defensa (considerado responsable de actos de corrupción), la depuración de la oficialidad, la profesionalización del Ejército y el retorno a los valores morales impartidos en la Escuela Politécnica. Sin embargo, lo más importante fue cuestionar la decisión presidencial de permitir que expedicionarios cubanos que iban a participar en la invasión de Playa Girón se entrenaran secretamente en Guatemala y, por consiguiente, que funcionaran fuerzas irregulares en el territorio nacional.

365. Una filtración obligó a adelantar los planes de levantamiento, provocando la desorganización de los participantes y luego el fracaso de la intentona. Los alzados del antiguo cuartel Matamoros, única base importante que secundó el movimiento, se dirigieron al Oriente del país para retornar a la capital con el apoyo de las bases militares de Zacapa y Puerto Barrios. A solicitud del presidente Ydígoras, aviones norteamericanos que se encontraban en la finca Helvetia (Retalhuleu), campo de entrenamiento de los cubanos anticomunistas, apoyaron el bombardeo de objetivos militares, y la rebelión fue controlada. Algunos oficiales fueron detenidos, procesados y, posteriormente, amnistiados. Otros más (aproximadamente 70) optaron por el exilio en México, El Salvador y Honduras.

Foto: Rodrigo Moya. “Un baño cerca de las armas, Guatemala, 1966.

366. Como reacción al levantamiento militar, el Gobierno arrestó ese mismo día —13 de Noviembre— a miembros del PGT, del Partido Revolucionario (PR) y del Partido de Unidad Revolucionaria (PUR), a quienes se les acusaba de estar involucrados en la conspiración militar. Ocho días después, el 21 de noviembre, se decretó un estado de sitio en los departamentos de Escuintla, Guatemala, El Progreso, Zacapa e Izabal, lugares donde el PGT contaba con un considerable número de simpatizantes.

Foto: Rodrigo Moya. Publicada en la revista Sucesos con fotos sobre la guerrilla guatemalteca. 1966.
Foto: Rodrigo Moya. “Durante Entrenamiento en el manejo de armas entre campesinos de la región.”
Foto: Rodrigo Moya. “El guerrillero Yon Sosa en 1967″

Fragmento Informe de la Comisión del Esclarecimiento histórico

Fotografía: Nelton Rivera

Por: Juan Calles

El título no es solamente retórico, la tierra palpita, la montaña palpita, los árboles y los ríos palpitan, la voz de los dirigentes palpita, la decisión de defender el territorio palpita fuerte, tronantes tambor y chirimia de otros tiempos vienen a sonar en este palpitar, en esta decisión de exigir un mejor futuro para los niños, para este país que solo ha sabido de dolor y llanto.

Luego de 3 horas de viaje el paisaje empieza a cambiar, la mirada no es suficiente para tanta belleza, los pulmones se llenan de olor a resina de pino, de niebla fría. Salimos a las seis de la mañana desde Huehuetenango que lucía dormido y lento.

La serpiente de asfalto nos llevó como espiral hasta las alturas de la vieja Villa de Chiantla, allí nos enteramos que la campana de la iglesia de Santa Eulalia se encuentra allí, pues en aquellos lejanos años no pudieron llevarla hasta allá; así que se quedó allí esperando eternamente para que algún día la lleven a su lugar original. Era muy pesada para cualquier bestia que intentara llevarla a lomo hasta las frías montañas en donde aún la esperan.

El paisaje en muchas formas recuerda los fríos desiertos del sur de américa, la vegetación sobrevive al viento helado, a la llovizna invisible que congela los dedos, que pone colorados los cachetes de las niñas, inmensas extensiones de belleza y vida silvestre. El trigo y la papa crecen sanos y potentes en esta región. De las casas de madera y block sale un humo blanco con olor de atol blanco y frijoles con chile. Los campesinos bien abrigados caminan apresurados hacia sus labores. Seguimos subiendo a toda velocidad, mientras avanzamos el frío se hace más y más intenso, muerde los dedos que pretenden fotografiar.

Fotografía: Juan Calles

La carretera en muy malas condiciones, eso no es nada nuevo, eso no sorprende, la inutilidad del ministerio de comunicaciones es evidente en cualquier parte del país. La corrupción y la indiferencia de las administraciones gubernamentales ya no sorprenden, sin embargo no dejo de sentir enojo y mientras calculo los millones que se robaron en los últimos diez años, solo puedo proferir maldiciones a los políticos y sus familias. Sus fincas y mansiones no durarán mucho tiempo más y pagará sus deudas a los niños, a las mujeres, a los ancianos de estas regiones que sobreviven para verlos pagar sus delitos.

Fotografía: Juan Calles

Dejo de distraerme y me concentro en el paisaje, en la intensa belleza de las montañas y los valles, y de pronto luego de una curva se puede divisar las gigantescas rocas de Kab’ Tzin, me quedo sin aliento, dejo de respirar mientras admiro las formaciones rocosas de sin igual belleza. Como casi todo en Huehuetenango, tiene una explicación mágica y bella.

En tiempos precolombinos Zaculeu era gobernada por Kaibil Balam, quien amaba a una hermosa mujer llamada Xinabajul, cuando se conocieron los rumores que extranjeros venían a invadir estas tierras, Akik Balam hermano de Kaibil  Balam convenció a Xinabajul de huir con él, al llegar a las alturas de la sierra madre una maldición les transformó en gigantescas piedras, así los amantes quedaron eternamente uno frente al otro. Leyendas aparte, el lugar posee magia, posee una fortaleza mística que emociona.

Aún debemos atravesar, San Juan Ixcoy, San Pedro Soloma, San Mateo Ixtatán y por fin estaremos en Santa Eulalia, en donde nos espera ese palpitar, ese tambor que resuena por todos los valles, por toda la sierra, por toda la montaña, por todos los ríos que corren al ritmo del palpitar, de la palabra y la organización.

Fotografía: Juan Calles

La mañana es fría y al entrar en Santa Eulalia se deja caer una neblina espesa a darnos la bienvenida, las señoras corren de un lado a otro con prisa por cumplir sus tareas, los señores ensombrerados, muy serios saludan escudriñando con la mirada a los extraños que se ve, mueren de frío, los niños curiosos y divertidos se burlan de nuestra tembladera, talleres de enderezado y pintura, molino de nixtamal, casas gigantescas de diseño canadiense, producto de las remesas, y el idioma q’anjob´al se deja escuchar musical y armonioso, a lo lejos una marimba suena ambientando nuestra llegada.

Nos espera una larga reunión, el gobierno ancestral nos recibirá y nos dará un espacio para contarles sobre el trabajo que realizamos, ellos dignos herederos de una sabiduría milenaria nos escuchan atentos, evalúan y sopesan nuestro empirismo con su sabiduría, nos dan algunos consejos, nos hacen algunas críticas y nos permiten quedarnos escuchando sus discusiones, sus planificaciones y sus esperanzas, el tambor sigue sonando desde un tiempo viejo, el corazón palpita, el mío esta vez. Sé, estoy seguro que estoy en el centro de la lucha más digna que existe, por el territorio, por la vida, por el futuro.

El corazón palpita, pum, la razón me dice que ellos tienen razón, pum, los ancianos aseguran que no darán un paso atrás, pum, yo estoy seguro que allí estaré, pum, ellos hablan de ríos, árboles, montañas, niños, pum, yo veo futuro, pum, el corazón late fuerte, pum, estoy en el centro del corazón de la lucha por el territorio y la vida, pum, pum, pum, pum, pum…

Fotografía: tomada del muro de Jerson Morales

Por: Juan Calles

Jerson Xitumul Morales, periodista de Prensa Comunitaria, fue detenido el 11 de noviembre por la mañana acusado de delitos de amenazas, instigación a delinquir, asociación ilícita, reuniones y manifestación ilícita, daños y detenciones ilegales por la empresa minera de níquel en el departamento de Izabal.

El encarcelamiento de un periodista a instancias de una empresa minera hace evidente la necesidad de callar las voces que denuncian el deterioro ambiental y las ilegalidades en las que incurre esta industria que ha generado tantos enfrentamientos en diferentes comunidades de todo el país.

Obstruir la libre emisión del pensamiento mediante el acoso, amenaza y encarcelamiento contra periodistas es nefasto para este país, eternamente abusado por grandes empresas e industrias. Es una muestra de lo que son capaces de hacer las empresas mineras por continuar su trabajo que, como se ha demostrado, daña los ecosistemas vitales para la vida de las comunidades.

A pesar de la persecución, las amenazas y arrestos, los periodistas independientes continuaremos investigando y denunciando cualquier actividad que dañe la naturaleza y que vulnere los intereses de las comunidades en donde se desarrollen los proyectos que no respetan el territorio y la vida.

Para mayor información lea:

http://www.prensacomunitaria.org/detienen-a-nuestro-companero-periodista-jerson-xitumul-en-izabal1/

#Ahorita

TweetsPC

FacebookPC

Publicaciones