Fotografía venezuelamarcha.jpg

 

Por:  Boaventura de Sousa Santos.

Venezuela vive uno de los momentos más críticos de su historia. Acompaño crítica y solidariamente la Revolución bolivariana desde el inicio. Las conquistas sociales de las últimas dos décadas son indiscutibles. Para comprobarlo basta consultar el informe de la ONU de 2016 sobre la evolución del índice de desarrollo humano. Dice este informe: “El índice de desarrollo humano (IDH) de Venezuela en 2015 fue de 0.767 –lo que colocó al país en la categoría de alto desarrollo humano–, posicionándolo en el puesto 71º de entre 188 países y territorios. Tal clasificación es compartida con Turquía. De 1990 a 2015, el IDH de Venezuela aumentó de 0.634 a 0.767, un aumento de 20,9 %. Entre 1990 y 2015, la esperanza de vida al nacer aumentó a 4,6 años, el período medio de escolaridad ascendió a 4,8 años y los años de escolaridad media general aumentaron 3,8 años. El rendimiento nacional bruto (RNB) per cápita aumentó cerca de 5,4% entre 1990 y 2015”. Se hace notar que estos progresos fueron obtenidos en democracia, solo momentáneamente interrumpida por la tentativa de golpe de Estado en 2002 protagonizada por la oposición con el apoyo activo de Estados Unidos.

 

La muerte prematura de Hugo Chávez en 2013 y la caída del precio de petróleo en 2014 causaron una conmoción profunda en los procesos de transformación social  entonces en curso. El liderazgo carismático de Chávez no tenía sucesor, la victoria de Nicolás Maduro en las elecciones siguientes fue por escaso margen, el nuevo presidente no estaba preparado para tan complejas tareas de gobierno y la oposición (internamente muy dividida) sintió que su momento había llegado, en lo que fue, una vez más, apoyada por Estados Unidos, sobre todo cuando en 2015 y de nuevo en 2017 el presidente Obama consideró a Venezuela como una “amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos”, una declaración que mucha gente consideró exagerada, si no mismo ridícula, pero que, como explico más adelante, tenía toda lógica (desde el punto de vista de Estados Unidos, claro). La situación se fue deteriorando hasta que, en diciembre de 2015, la oposición conquistó la mayoría en la Asamblea Nacional. El Tribunal Supremo de Justicia suspendió a cuatro diputados por alegado fraude electoral, la Asamblea Nacional desobedeció, y a partir de ahí la confrontación institucional se agravó y fue progresivamente propagándose en las calles, alimentada también por la grave crisis económica y de abastecimiento que entretanto explotó. Más de cien muertos, una situación caótica. Mientras, el presidente Maduro tomó la iniciativa de convocar una Asamblea Constituyente (AC) a ser elegida el día 30 de julio y Estados Unidos amenaza con más sanciones si las elecciones se producen. Es sabido que esta iniciativa busca superar la obstrucción de la Asamblea Nacional dominada por la oposición.

 

El pasado 26 de mayo suscribí un manifiesto elaborado por intelectuales y políticos venezolanos de varias tendencias políticas, apelando a los partidos y grupos sociales en conflicto a parar la violencia en las calles e iniciar un debate que permitiese una salida no violenta, democrática y sin la injerencia de Estados Unidos. Decidí entonces no volver a pronunciarme sobre la crisis venezolana. ¿Por qué lo hago hoy? Porque estoy alarmado con la parcialidad de la comunicación social europea, incluyendo la portuguesa, sobre la crisis de Venezuela, una distorsión que recorre todos los medios para demonizar un gobierno legítimamente electo, atizar el incendio social y político y legitimar una intervención extranjera de consecuencias incalculables. La prensa española llega al punto de embarcarse en la posverdad, difundiendo noticias falsas sobre la posición del gobierno portugués. Me pronuncio animado por el buen sentido y equilibrio que el ministro de Asuntos Exteriores portugués, Augusto Santos Silva, ha mostrado sobre este tema. La historia reciente nos muestra que las sanciones económicas afectan más a ciudadanos inocentes que a los gobiernos. Basta recordar los más de 500 mil niños que, según el informe de Naciones Unidas de 1995, murieron en Irak como resultado de las sanciones impuestas después de la guerra del Golfo Pérsico. Recordemos también que en Venezuela vive medio millón de portugueses o lusodescendientes. La historia reciente también nos enseña que ninguna democracia sale fortalecida de una intervención extranjera.

 

Los desaciertos de un gobierno democrático se resuelven por vía democrática, la cual será tanto más consistente cuanto menor sea la interferencia externa. El gobierno de la Revolución bolivariana es democráticamente legítimo. A lo largo de muchas elecciones durante los últimos veinte años, nunca ha dado señales de no respetar los resultados electorales. Ha perdido algunas elecciones y puede perder la próxima, y solo sería criticable si no respetara los resultados. Pero no se puede negar que el presidente Maduro tiene legitimidad constitucional para convocar la Asamblea Constituyente. Por supuesto que los venezolanos (incluyendo muchos chavistas críticos) pueden legítimamente cuestionar su oportunidad, sobre todo teniendo en cuenta que disponen de la Constitución de 1999, promovida por el presidente Chávez, y disponen de medios democráticos para manifestar ese cuestionamiento el próximo domingo. Pero nada de eso justifica el clima insurreccional que la oposición ha radicalizado en las últimas semanas y cuyo objetivo no es corregir los errores de la Revolución bolivariana, sino ponerle fin, imponer las recetas neoliberales (como está sucediendo en Brasil y Argentina) con todo lo que eso significará para las mayorías pobres de Venezuela. Lo que debe preocupar a los demócratas, aunque esto no preocupa a los medios globales que ya han tomado partido por la oposición, es la forma en que están siendo seleccionados los candidatos. Si, como se sospecha, los aparatos burocráticos del partido de Gobierno han secuestrado el impulso participativo de las clases populares, el objetivo de la Asamblea Constituyente de ampliar democráticamente la fuerza política de la base social de apoyo a la revolución se habrá frustrado.

 

Para comprender por qué probablemente no habrá salida no violenta a la crisis de Venezuela, conviene saber lo que está en juego en el plano geoestratégico global. Lo que está en juego son las mayores reservas de petróleo del mundo existentes en Venezuela. Para el dominio global de Estados Unidos es crucial mantener el control de las reservas de petróleo del mundo. Cualquier país, por democrático que sea, que tenga este recurso estratégico y no lo haga accesible a las multinacionales petroleras, en su mayoría norteamericanas, se pone en el punto de mira de una intervención imperial. La amenaza a la seguridad nacional, de la que hablan los presidentes de Estados Unidos, no está solamente en el acceso al petróleo, sino sobre todo en el hecho de que el comercio mundial del petróleo se denomina en dólares estadounidenses, el verdadero núcleo del poder de Estados Unidos, ya que ningún otro país tiene el privilegio de imprimir los billetes que considere sin que esto afecte significativamente su valor monetario. Por esta razón Irak fue invadido y Oriente Medio y Libia arrasados (en este último caso, con la complicidad activa de la Francia de Sarkozy). Por el mismo motivo, hubo injerencia, hoy documentada, en la crisis brasileña, pues la explotación de los yacimientos petrolíferos presal estaba en manos de los brasileños. Por la misma razón, Irán volvió a estar en peligro. De igual modo, la Revolución bolivariana tiene que caer sin haber tenido la oportunidad de corregir democráticamente los graves errores que sus dirigentes cometieron en los últimos años.

 

Sin injerencia externa, estoy seguro de que Venezuela sabría encontrar una solución no violenta y democrática. Desgraciadamente, lo que está en curso es usar todos los medios disponibles para poner a los pobres en contra del chavismo, la base social de la Revolución bolivariana y los que más se beneficiaron de ella. Y, en concomitancia, provocar una ruptura en las Fuerzas Armadas y un consecuente golpe militar que deponga a Maduro. La política exterior de Europa (si se puede hablar de tal) podría constituir una fuerza moderadora si, entre tanto, no hubiera perdido el alma.

 

*Traducción de Antoni Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez.

Fotografía: radiolaprimerisima.com

Por: Oscar Sánchez Serra | oscar@granma.cu

Fotogrfías: radiolaprimerisima.com / radiorebelde.cu

No hay acontecimiento cultural más importante en Cuba en los últimos 58 años que la propia Revolución triunfadora el 1ro. de enero de 1959. Desde ella, de la expresión en hechos de su proyección, comenzamos a dotarnos del conjunto de conocimientos que ha llevado a este pueblo a desarrollar su propio juicio crítico.

Un país con altos niveles de educación proporcionado por esa emancipadora obra, ya con más de un millón de graduados universitarios y con una fuerza laboral cuyo 80 % tiene títulos de obrero calificado, técnico medio o de nivel superior, no se queda pasivo ante cualquier fenómeno político o social, siempre tiene criterios.

Hoy es 26 de Julio. Hace 64 años un grupo de valerosos hijos de Cuba asaltó los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo, e irrumpieron para siempre en la historia de este país. Aquellos jóvenes no dejaron morir a José Martí, justo en el año de su centenario, reanudando su Revolución en lo que se conocería como el Programa del Moncada.

Después de 64 años por primera vez no está el Jefe de aquella gesta, el mismo que luego de ser amnistiado se fue a México para venir con otro grupo de conquistadores de sueños que hicieron de una embarcación de paseo un acorazado del futuro; el que tras la travesía del yate Granma vio masacrada su valiosa carga humana y a los pocos días, con solo 12 hombres en Cinco Palmas, en plena Sierra Maestra, se le escuchó la profética frase: «Ahora sí ganamos la guerra»; el que después de 760 días entró victorioso en Santiago de Cuba el jueves 1ro. Enero de 1959; el mismo que nos dirigió en defensa de la Revolución Socialista para derrotar al imperialismo en las arenas de Playa Girón, en abril de 1961; el que brilló más alto que ningún estadista en la Crisis de Octubre; quien nos ha mantenido invicto frente a guerras económicas, financieras, biológicas, mediáticas y cuánta agresión se conozca; quien nos convirtió en potencia médica, educacional, deportiva y social, pese a que el mayor imperio que haya conocido la humanidad hizo y hace todo por impedirlo.

Pero ¿quién dijo que no estará? ¿Quién podrá decirnos que no nos seguirá hablando y guiando? El 14 de julio pasado, el General de Ejército nos convocaba: «Al celebrar el Día de la Rebeldía Nacional, por primera vez sin la presencia física del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, propongámonos enfrentar los nuevos retos bajo la guía de su ejemplo, intransigencia revolucionaria y la fe permanente en la victoria».

Ejemplo, intransigencia revolucionaria y fe permanente en la victoria de Fidel. Raúl nos puso la varilla alta, ni Javier Sotomayor pasa esa altura, que digo Sotomayor, ni con una garrocha sobrevolamos esa gigantesca estatura, que sin embargo era humana, de carne y hueso, como nosotros. Pero el propio Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, también nos los ha dicho más de una vez, «el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana es uno solo» y

«Fidel es Fidel». Sin embargo, solo actuar con esas tres cualidades nos permitiría convertir en realidad, en hechos palpables, la frase «Yo soy Fidel», que con el pecho lleno de orgullo y de fidelidad nos hemos escrito en el corazón.

No habría ilegalidades, subdeclaración ante el deber tributario, ni pago sin respaldo productivo, si cada día llevamos al puesto de trabajo –sea estatal o no estatal– esa triada de atributos; no habría robo y sí control en nuestras entidades administrativas, tampoco superficialidad en planes o complacencia en estos; produciríamos para alimentarnos y lo que es conveniente exportar.

Si nos vestimos con esa terna optimizaríamos más cada recurso, el que está para dar un servicio tendría más sensibilidad, el maestro por nada del mundo llegaría tarde a una clase, el médico sería el familiar del paciente; eliminaríamos los grandes inventarios ociosos y de lento movimiento y los procesos inversionistas no fueran presa de la improvisación.

Qué jefe a cualquier nivel, con ese tridente de valores no fuera el primero en llegar y el último en irse, conociera como nadie a cada subordinado por grande que fuera la plantilla y supiera hasta el más mínimo problema de su trabajador, bien en su puesto o en su familia.

El 13 de marzo de 1965, Fidel expresó: «Por el camino se han juntado todos los hombres dignos de esta tierra, en la larga lucha han muerto muchos hombres dignos de esta tierra. Los primeros no eran marxista-leninistas. Carlos Manuel de Céspedes no lo era, Martí no lo era, porque en la época en que vivió y en las condiciones históricas en que se desenvolvió su magnífica lucha no podía serlo. ¡Nosotros entonces habríamos sido como ellos, ellos hoy habrían sido como nosotros!».

Proponernos enfrentar los nuevos retos bajo la guía de su ejemplo, intransigencia revolucionaria y la fe permanente en la victoria es ser como Fidel. Así como él, Raúl, Almeida, Ramiro, Abel, Tassende y todos los que alumbraron aquella mañana la historia Patria no dejaron morir a Martí en el año de su centenario, nosotros para ser como ellos, nos toca mantenerlo vivo. Por eso hoy estará en Pinar del Río y toda Cuba, como hace 64 años, al frente de la tropa.

Fuente: Granma.cu

Título original: Ser como ellos

 

 

 

 

Arte: elsalmon.org

Por: Miguel Ángel Sandoval

En los días de julio de 2017, el tema del racismo o la discriminación salió a la superficie con fuerza en los medios de comunicación y de manera asustadora en las redes sociales. Todo por un incidente que algunos considera menor, pero que en efecto es un tema de alcances profundos. Al grado que una somnolienta Codisra (Comisión Presidencial contra la Discriminación y el Racismo) pegó un grito en el cielo y a continuación se ha quedado de nuevo sumida en un letargo que da lugar a pensar que no tienen las herramientas para dar un debate indispensable y luego del escandalete, absolutamente necesario.

El debate o discusión apasionada se produce por la denominación a una tienda como María Chula, y hasta ahí, todo mundo podría estar de acuerdo que mucho escándalo para un tema menor. Pero el tema es que se trata de una tienda que vende ropa con motivos tomados de las telas típicas o regionales, que son, no hay mucha duda en ello, patrimonio cultural de los pueblos indígenas.

Con estos datos la mesa estaba servida para una discusión innecesaria, según algunas buenas conciencias, indispensable de acuerdo con otras visiones. A mi juicio es tema para una discusión que demanda mayor seriedad y argumentos. Ello porque en el debate desatado, se confundió categorías,  al grado que en ocasiones se llevó el tema hacia el derecho a tener emprendimientos o a afirmaciones en cuanto a que el tema dividía más al país.

Desde mi perspectiva, la idea de división del país es algo que tiene su origen en la visión racista que considera que si los pueblos indígenas tienen derechos ello pone en riesgo la “unidad nacional” que es bueno decirlo, existe sin los indígenas. En otros términos, esa idea de unidad nacional se ha forjado sin los indígenas, a pesar de ellos o sobre ellos.

En cuanto al libre emprendimiento, pues ello nunca ha estado en cuestión, salvo que se pretenda que el racismo tiene patente de corso para utilizar a su sabor y antojo símbolos, sensibilidades, o derechos de otra naturaleza como aquellos que emanan de la propiedad cultural o intelectual de los pueblos indígenas sobre sus tejidos, que nos remite más profundamente, a la cosmovisión de un pueblo. Y en el caso actual lo que debería plantearse son los derechos de autor de los tejidos indígenas y luego protestar por el uso indebido aprovechándose de la riqueza cultural que se encuentra en esa visión de mundo que se transmite por la vía de los tejidos y los textiles.

Se trata de la propiedad intelectual de los pueblos indígenas lo que está en el centro del debate, aún si quienes opinan sobre el affaire de la chula, no quieren darse cuenta del fondo del tema y solo se quedan en las superficialidades. Planteado de otro modo, ¿son los tejidos indígenas patrimonio de cualquier empresario? ¿O forman parte de una visión del mundo que los mismos empresarios no comparten? ¿Quizás si partimos de aquí se podría llegar a un buen entendimiento del tema o no se considera posible?

En esta línea de argumentación, ¿la utilización de una tela típica o regional para la confección de un bikini podría ser considerada como un insulto a la cosmovisión indígena? O me pregunto si a un musulmán le agradaría sentarse a la mesa con una fejoada brasileña,  a un hindú ver la  inauguración de una churrasquería en la calle principal de Bombay, o si a un israelí le provocaría risas o aplausos, la fabricación de chorizos de cerdo kosher.

Aclarar algunos conceptos y sobre todo dar ejemplos del fenómeno del racismo que se pretende ocultar es propósito de estas notas. Ara hacer un texto ágil no lo hago en términos académicos ni incluyo referencias bibliográficas en el desarrollo de las notas. Las referencias se dejan como un elemento extra al final del texto. Es claro que sobre el tema tanto en sus aspectos culturales, simbólicos, sociológicos, históricos, psicológicos, ideológicos o antropológicos, existe bibliografía abundante, que por cierto no veo reflejada en el debate un tanto primario sobre el tema de la María Chula.

Por supuesto que no toda discusión tiene que ser necesariamente académica o tener esa significación, pero el tema del racismo si amerita una discusión de mejor nivel en donde las referencias teóricas estén al canto de lo que se dice y de la manera en que se dice. Lo contrario es el deporte nacional de la descalificación o la negación de fenómenos que por recurrentes se considera que no existen.

-I-

Algo que quizás haya que poner de manifiesto es que el racismo es parte de la estructura clasista de nuestro país, pero ojo, tiene dinámica propia y no se ajusta al esquema clásico de las clases que es forzosamente esquemático, herramienta de análisis y modelo de estudio teórico. Aunque visto de cerca si hay algo que el racismo hace y hay que decirlo, lo hace muy bien: es la asignación de roles para cada uno de los integrantes de la sociedad.

Y esos roles tienen que ver con la pigmentación de la piel, las herencias familiares, el rol en la sociedad, la posesión de mayor o menor cultura occidental, y otras características que no enumero ahora pero que hay que dar por descontado que existen. Y hay por supuesto aquellos roles asumidos como el del pobre que es racista porque sus patronos lo son o porque considera que su pigmentación lo colocan un grado más arriba que el discriminado y objeto de racismo.

Es un tema que se puede observar en otros países. Es la discriminación hacia los árabes en países como Francia, hacia los turcos en Alemania, en relación con los gitanos en España, a los paquistanis en Inglaterra, y así sucesivamente. Es la denominación de Sudacas a los latinos, de meteques a los mediterráneos, y por supuesto, la discriminación a los negros de África o de donde vengan. Los ejemplos abundan.

En bares o restaurantes de Bélgica no se permite el ingreso de árabes, negros o latinos; igual ocurre en Alemania. Es lo mismo en Guatemala, ¿O acaso nadie recuerda del caso del Tarro Dorado? En este caso,  a una intelectual indígena, Irma Alicia Velásquez Nimatuj, se le impidió el ingreso a ese establecimiento. El caso fue inmediatamente documentado y en el momento y lugar, una abogada que acompañaba a la mujer discriminada, levantó el acta notarial y con ello el asunto tuvo ribetes legales que llevaron a la empresa propietaria, luego de un proceso judicial,  a disculparse de manera pública.

Quizás el colmo sean los letreros que se han denunciado en España en donde se señala con claridad la prohibición de entrar en ciertos lugares a “perros y rumanos” y quien dice rumanos dice gitanos. ¿Invocando que criterios? ¿La ignorancia? ¿La normalidad? ¿No hay que exagerar? ¿O qué criterio entonces? Los ejemplos más brutales se encuentran en el periodo nazi alemán. En este caso la idea de superioridad de una raza llevó al exterminio de millones de judíos. ¿Acaso ya se olvidó esa expresión de racismo?

No hace falta recodar que uno de los factores que hizo más grave el genocidio en nuestro país fue el racismo de la política contrainsurgente. Lo cual fue ampliamente documentado en el juicio sobre el genocidio por un peritaje de Marta Elena Casaus Arzú. Es algo que no se puede ocultar por más que se quiera, y es algo que parece no se ha asumido con claridad como sociedad, por el mecanismo de mirar hacia otro lado o solo ver lo que nos interesa desechando de paso lo que nos genera alguna incomodidad.

Otras expresiones conocidas se encuentran en la práctica tan odiada del apartheid, mediante el que se estableció normas a ser observados por los negros, mayoría aplastante en Suráfrica, que en la época fue colonizada por europeos que hicieron de la política y práctica del apartheid la forma de mantener bajo control a la población negra.

Como se puede observar es un fenómeno que ocurre en todas partes y el mismo no debería de asustarnos por sus reiteradas expresiones. Pero que sea algo reiterado no significa que se deje estar, ni significa que se asuma como algo normal. Tan grave es en el comportamiento de la gente, que hay campañas, incluso en el futbol para denunciar las prácticas racistas, que de país en país asumen diversas formas, que por supuesto no dejan de ser racistas y que en su conjunto ameritan ser denunciadas y superadas.

-II-

Así, en el caso nuestro, son los indígenas que venden acuclillados en el mercado los productos que la “señora o el señor” compran para satisfacer algunas de sus necesidades. Es obvio que el uso del sustantivo señor corresponde a una idea que esa estratificación social guatemalteca por pigmentación de la piel o posición social se encarga de establecer.

Claro que el fenómeno del mercado con todas sus características,  es algo menor ahora por la emergencia de los supermercados, pero hasta hace unos años la moneda corriente era ver a la “señora” de su casa regatear en el mercado con la utilización de la consabida María y Chula. El súper le introdujo un componente adicional  a la división social en nuestro país. Claro que el mismo se ha democratizado, pues ahora indígenas deambulan haciendo sus compras en esos lugares, pero siempre se inventa algo nuevo. Son las membresías, los mall exclusivos, etc. Negar esto es absolutamente una pérdida de tiempo.

Otro tanto ocurre con los jardineros o los peones de cualquier oficio. En esta división de roles por estrato social, no vemos a ladinas ejerciendo el oficio de Marías en el mercado, salvo que sea en oriente del país, pero eso es otra historia. De igual modo no vemos a jardineros ladinos o mejor dicho, mestizos,  ni peones canchitos, salvo aquellos que nacen con un poco o un mucho de albino.

Es por ello que no se puede hablar del tema del racismo alejado del tema de clases y del fenómeno económico. Cierto que desde el punto de vista teórico, las clases se definen por su rol en la producción y en la generación de la plusvalía, pero ello no habla del entramado de relaciones que se producen en el proceso de circulación de las mercancías y del funcionamiento del modelo político y social que viene aparejado.

Es el reino de las empleadas domésticas, los guardianes, los choferes, los dependientes de comercios, los sastres, costureras, albañiles, y en pocas palabras, todos los oficios que no son necesariamente los que producen plusvalía pero que están íntimamente ligados a los procesos productivos y a ese gran renglón que se ubica en los servicios.  Dicho esto debemos pensar en el entramado de relaciones que tienen el sello de la dominación de clase, sea por estrato, función, o como se quiera denominar esa cualidad de poseer algún poder y ejercerlo de forma arbitraria.

Y en el caso nuestro, al hecho que desde la época colonial y liberal se desarrolla y se instituye la finca con los peones y la servidumbre como una expresión de la división de clases y roles en la sociedad guatemalteca. Los criollos y sus descendientes, los indios y sus descendientes. Todo ello que a la fecha no se ha modificado pues permanece la ideología heredada de la finca y todos sus componentes. Por supuesto que no todo es igual que en la época de la reforma liberal o antes en la época colonial. Hay pequeños cambios de forma, pero la esencia sigue siendo la misma.

A título de ejemplo, no existe ya o muy poco, el mozo colono, pero las relaciones de dependencia y dominio siguen como si nada.  Al propietario se le sigue llamando de señor y al obrero de mozo o de peón. Los cambios son en verdad muy tenues.

Y claro un tema que no podía faltar en este entramado de relaciones es la prepotencia y la sumisión como hermanas gemelas, la idea de una raza superior y otra dependiente, el ser de buena familia y contar con apellidos que se remontan a la colonia, incluso conquista es un activo nada despreciable en estas relaciones; es el reino de los patronos y la servidumbre, y por supuesto los códigos de relaciones sociales y culturales que se desprenden de este hecho fundante.

Todo lo anterior con códigos hipócritas. Así la empleada doméstica siempre  es tratada como de la familia, es lo que se dice,  pero nunca es participe de la fortuna familiar o de la herencia en momentos de pérdida. Son las nanas que se quieren como de la familia pero que finalmente son de otra clase o de otra sangre si se utiliza esta gradación en las relaciones sociales y afectivas. A propósito de roles, hay una foto circulando en internet en donde una mujer negra se arregla para una velada de fiesta, mientras ejerce funciones como nodriza una blanca. No hacen falta mayores comentarios a esta fotografía.

Lo mismo podría hacerse en nuestro país. Una nodriza blanca para un niño indígena, quizás exista esta situación pero lo normal, lo comúnmente aceptado hasta en épocas recientes, fue la nodriza indígena para el niño de la familia blanca, aunque en nuestro caso, no tanto.

En este terreno es incluso conmovedor escuchar a intelectuales progresistas hablar maravillas de su nana, que infelizmente se fue a su casa y ahora no está más con nosotros. Ello se dice incluyendo un dejo de nostalgia.

Y todo ello permeado por la desconfianza atávica hacia lo diferente. Las señoras con profunda desconfianza en los peones, aun si se trata de personas que cuentan con un estatuto diferenciado por estar por temporadas en la casa patronal en ejercicio de algún oficio. Son los peones o la servidumbres que es tratada casi como de la familia, aunque a diferencia de las nanas, no es tanto el cariño ni tantas las veces que se les considera de la familia.

-III-

Luego del escandalete de la María Chula y todas las expresiones de racismo no asumido que observamos en esos días, en donde expresiones de gente de derecha o de izquierda, de centro o “sin posición política” escuchamos, aparecieron otras muestras de ese racismo que por cotidiano no atinamos a observar, menos criticar. Un ejemplo de hace unos años fue durante el gobernó de Berger, que vio edecanes vestidas con traje indígena en los salones de casa presidencial o en el palacio nacional, solo que en calidad de candeleros o floreros.

El dato curioso es que la mayoría de edecanes no eran indígenas sino mestizas o si alguien lo prefiere, ladinas. Quizás en este caso el debate podría ser: ¿Cuál es el problema que se use traje indígena por personas que no lo son? Finalmente se superó el problema y las chicas no indígenas dejaron de usar un traje que no significa para ellas nada, sino en todo caso un poco de vergüenza. Pero eso no es el tema principal.

Adelante se hace un tema del traje de las mises especialmente Miss Guatemala, que en los últimos años utilizan traje indígena para eventos de atracción turística y nada más, sin entender que en el traje que se utiliza como una expresión de resistencia cultural o porque forma parte de una cosmovisión diferente, que no hay ninguna Miss que lo entienda o que le interese. Ese es el problema y esa es la visión racista que no se discute, que no se pone sobre la mesa y que se considera que no debería de ser un problema. Tan superficial la manera en que se asume este tema.

El tema del licor y la etiqueta con una mujer indígena ofreciendo el aguardiente que todos tomamos alguna vez y que por lo tanto no tiene nada que ver con el racismo. Es lo que se dice, es lo que se alegan con alguna indignación o con una actitud de molestia que en su desarrollo significa, que joden estos resentidos.

Pues bien, a estas personas solo les recodaría que hace exactamente 25 años, al momento de que Rigoberta Menchú fue galardonada con el premio Nobel de la paz, casi de forma automática en bares y cantinas la gente pasó a pedir de forma “jocosa” un octavo de nobel… para seguir la farra. ¿Era esto inocente, o algo tan profundamente presente en las psiquis de la gente y en ese comportamiento racista que aflora en esas circunstancias?

¿Hace falta insistir en el uso peyorativo de lo indígena en cualquiera de sus expresiones en radio, tv, y otras expresiones? ¿O acaso no es una vergüenza el uso de los chistes sobre indios por cómicos o actores buenos, malos o realmente pésimos? Y si eso no se considera racismo, pues entonces no hay mucho que discutir sobre el tema.

Al grado que programas como el Moralejas utiliza al indígena de manera peyorativa, vulgar, racista en una palabra, a la imagen de programas mexicanos que se han puesto en nuestro medio como un ejemplo de ese tipo de expresiones, no son racistas y forman parte de la “idiosincrasia” de un país que se parece tanto a nosotros. La discriminación al indígena es compartida por aquella que tiene en los negros su filón humorístico. Es el modelo de Black Pitaya, al que se puede agregar todo lo relacionado con el trato diferenciado con humor ofensivo hacia la comunidad china en nuestro país.

Ni hablar de programas cómicos en donde hay una cantidad impensable de “humor” de alto contenido racista. Estos programas presentan al indígena como tonto, ingenuo, al negro como huevón y al chino como perverso, y en general, poco aptos para cualquier actividad que no sea la de la risa fácil por el estereotipo que dicta que el indígena, el negro o el chino,  son menores de edad, tontos en suma.

Es en el fondo el temor por lo diferente culturalmente hablando y ese temor y rechazo se disfraza, se maquilla y es lo que da paso al recurso del humor. Es algo que existe en otras latitudes. Así por ejemplo, en el caso español el “humor” le dedica sus mejores chistes a los gallegos, que no sobra decirlo, son una cultura no castellana, con un idioma diferente,  y claro, todo ello se oculta con el tontín de manolo o la Pilarica

-IV-

Luego está el espinoso tema de los derechos negados a los indígenas de nuestro país. ¿Es o no una realidad que los indígenas están políticamente sub-representados? Una población que de acuerdo con los datos normalmente aceptados, es el 50% de la población total del país y tiene en cargos de elección popular alrededor de apenas un 10% o menos. Y ello no por razones de su falta de formación sino por la exclusión que se hace, especialmente si se toma en cuenta que los partidos son generalmente expresión de elites urbanas y por qué no decirlo, racistas.

Y junto con el candente asunto de la escasa representación política, está todo lo relativo a los datos de pobreza o miseria en donde los números no alcanzan para subrayar que en regiones indígenas la pobreza es mayor, que los niveles de educación son más bajos en áreas pobladas por indígenas, que los servicios de salud son más precarios en regiones indígenas, que, resumiendo, el Estado es ausente en las regiones en donde los pueblos indígenas son mayoritarios. Esto es lo que permite hablar de exclusión, y de racismo estructural. Y son estos datos y las prácticas que los acompañan, lo que permite afirmar que el artículo 4º constitucional es un espejismo o si se prefiere, una de las expresiones más hipócritas del racismo nacional.

En este caso asistimos a una versión más elaborada de eso que se denomina temor a los diferente, pues al reconocer la diferencia y caminar de la mano con la misma se estaría dando muestras de madurez, pero en el caso que nos ocupa, rechazar la diferencia, aun sea con argumentos que no tienen sostén en la realidad, nos brinda una especie de protección que nos permite negar y negar problemas evidentes, pues al invocar el artículo constitucional citado, podemos expresar con aires suficientes: no, yo no soy racista y el país tampoco, pues todos somos iguales ante la ley, o el derecho, porque la constitución lo dice.

María Chula y las consultas

Casi sin darnos cuenta el remolino en la redes ocasionado por el llevado y traído asunto de la maquila María Chula, el debate sobre los derechos indígenas en el tema de las consultas comunitarias previas, informadas, de buena fe y vinculantes paso a segundo plano. No obstante, el tema de los diseños utilizando telas típicas y el reglamento de las consultas son parte de un mismo y único problema. Esto es, negar derechos al os pueblos indígenas de la forma en que sea.

En un caso mediante la apropiación de símbolos que viven en los tejidos indígenas[1], lo cual de acuerdo con el movimiento de tejedoras es parte integrante de la cosmovisión y de otra, tratando de corregir la plana a un instrumento internacional, que hasta antes de la declaración Universal de derechos de pueblos indígenas era la única herramienta que había volteado a ver los derechos indígenas. Ahora con la declaración, el Convenio 169 tiene un refuerzo de gran calado, pues se trata de una declaración aprobada por la Asamblea General de Nacionales Unidas.

No es un tema menor. Considerar que cada vez que se plantea el tema de los derechos indígenas en cualquiera de sus vertientes o aspectos, se genera de manera automática un remolino de opiniones pero de manera general, con ribetes conservadores.

Es el caso de los lugares sagrados y centros ceremoniales cuya legislación no avanza pues se considera que esto colisiona con los derechos de propiedad establecidos en las normas vigentes desde la colonia y la reforma liberal, hasta nuestros días. En este caso hay un tema que revela con creces esa visión: un centro ceremonial en una finca pone en tela de juicio el tan llevado y traído concepto de propiedad sobre la tierra. El centro ceremonial existe de manera previa a los derechos que nuevas leyes le otorgan al reciente propietario de un inmueble aun sea alguien que ostenta esa calidad desde hace un siglo….

En el tema de las comadronas la legislación quedó trunca pues no hubo consenso para aprobar algo que se cae de su peso: las comadronas son parte del sistema de salud nacional, se entienda o no, y forma parte de una relación con pertinencia cultural que se remonta a los años de Maricastaña.

Quizás en lo que si se pueda avanzar en es una legislación sobre el juego de pelota Maya pues finalmente eso ni fu ni fa. Pero cuando se trata de derechos concretos como el de la propiedad intelectual en el tema de los tejidos típicos o regionales, los centros ceremoniales, o las consultas comunitarias sobre el tema del funcionamiento o no de las empresas extractivas o generadoras de energía, se pone el grito en el cielo y se habla de forma automática de polarización o división nacional.

Ni hablar de incorporar derechos reales en la constitución de la república de Guatemala. En este caso el grito es ensordecedor y da lugar a campañas de radio y TV, campos pagados en medios escritos y un sinfín de posicionamientos de los finqueros de toda la vida, señalando que el país no aguanta semejantes modificaciones para incorporar derechos, que en verdad, los indígenas tienen desde siempre, sino ahí está el artículo 4o. constitucional.

Quien diga lo contrario es enemigo de la unidad nacional, y busca por todos los medios polarizar a este país que en verdad desde siempre ha estado unido, pero en la finca, hay que decir.

Hay dos ejemplos recientes sobre el recurrente llamado a no polarizar a una sociedad que necesita unidad. Fue el caso del genocidio. En esa ocasión, intelectuales de “derecha moderada”, hicieron comunicados públicos fijando postura sobre un tema que solo polarizaba y que en consecuencia, había que aceptar como normal la disposición de la Corte de Constitucionalidad en un bodrio jurídico sin precedentes en nuestro país o en otras latitudes. Y de manera reciente, con el rechazo a la inclusión del derecho indígena en la constitución de la república. De nuevo pretextando la polarización y el riesgo sobe la unidad nacional.

En pocas palabras, los pueblos indígenas solo son requeridos como mano de obra barata y como voto desinformado en procesos electorales. Pero ojo, sin derechos, pues si se les otorgan reconociendo realidades que ya existen, por parte de la élites conservadoras del país,  peligra la unidad nacional.

 

Por: Aroldo Pérez @perezaroldoo

En Guatemala para despojar tierras y saquear recursos naturales la estratagema ha sido la misma: utilizar el marco legal para negar la existencia de los pueblos originarios, criminalizar a sus líderes y atacar con violencia.  Lo que ha variado al día de hoy es que ese despojo no solo afecta a los pueblos indígenas sino que a todos los guatemaltecos y que ahora los pueblos indígenas están fortaleciendo su identidad y formando un frente común para defenderse.

#YoSoyXinca

La semana pasada aproximadamente 5,000 xinkas del oriente de Guatemala marcharon en las calles de la ciudad capital con la consigna #YoSoyXinka, ¡No queremos minería! ¡No queremos más violencia!  Frente al Congreso tomando el  micrófono un líder xinka preguntaba “¿dónde están los xinkas?”, los miles de xinkas respondían: “¡Aquí! ¡Aquí!” algunos levantando las manos y otros agitando sus sombreros, desmintiendo así la afirmación del gobierno de Guatemala que niega la existencia del pueblo xinka[i]. Estuvieron acompañando esta marcha varios representantes de pueblos mayas para demostrar su apoyo y juntos, los líderes de estos pueblos pidieron a la Corte de Constitucional que se respeten sus derechos.

En la marcha vi mujeres, hombres, niños y ancianos, me conmovió por ejemplo el caso de una mujer xinka que marchaba sosteniendo dos libros, se trataba de la líder xinka Patricia Gregorio, quien cargaba un libro de “Gramática, Morfología Idioma Xinka” y otro de “Consonantes y vocales. Guía de Ortografía y Pronunciación”.  Esto ilustra lo absurdo de las afirmaciones de los funcionarios gubernamentales al negar lo evidente, el pueblo xinka existe.  Si se tiene el interés de conocer la cultura xinka y saber dónde están sin llegar a la región, desde Youtube se pueden ver entrevistas, documentales y también hay un estudio denominado “Diagnóstico Situación de la Cultura Xinka”[ii] efectuado por la antropóloga Claudia Dary Fuentes en 2016, un proyecto del minimizado Ministerio de Cultura de Guatemala, que al parecer es la única institución oficial que reconoce al pueblo y cultura xinka y que valora las acciones de fortalecimiento de su identidad.

¿Cómo el RENAP e INE han registrado a los pueblos originarios?

El Registro Nacional de las Personas (RENAP) asentó la pertenencia étnica en el Documento Personal de Identificación (DPI), no desde que imprimió el primer documento en enero 2009 sino hasta diciembre del 2014, es decir  casi 6 años después y para esa fecha habían emitido 9 millones 176 mil 560 DPI [iii].  Se deduce entonces que entre 4 a 5 millones de guatemaltecos de ascendencia maya y xinka, no fueron registrados como tal y también hay que considerar que luego de diciembre de 2014, el proceso de auto identificación de la identidad étnica no se implementó adecuadamente porque hubo xinkas que denunciaron haber sido inscritos como mestizos/ladinos sin haberles preguntado.

En el caso del Instituto Nacional de Estadística (INE), el Censo 2002 se realizó con muchas deficiencias en la recolección de información en todo el país, no existe la certeza de que las comunidades rurales lejanas fueron censadas y también muchos xinkas, k’iche’s y q’eqchis,  entre otros, también fueron registrados como mestizos/ladinos, lo que fue una práctica etnocida. La información que maneja RENAP e INE y que sirve de referencia para todo el Estado es inexacta.  Solo en San Rafael Las Flores en 2015 había 6,674 xinkas de acuerdo a un Censo efectuado por el Parlamento Xinka.

Otorgamiento de licencias mineras en territorios xinkas con datos inexactos en una administración corrupta y con una Ley de Minería que favorece los intereses empresariales.

El Gobierno de Jimmy Morales justifica que el Ministerio de Energías y Minas (MEM) en tiempos de Otto Pérez, no realizó una consulta comunitaria previa a la aprobación de las licencias “Juan Bosco” en abril 2012 y “Escobal” en abril 2013, para Minera San Rafael S.A. de la canadiense Tahoe Resources, porque supuestamente no existía población indígena xinka en el área de influencia de dichos proyectos, pero como se ha indicado anteriormente el RENAP en esos años aún no registraba la adscripción étnica de los ciudadanos.

Así el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) rápidamente aprobó el Estudio de Impacto Ambiental presentado por la minera porque también la Ley de Minería exige resolverlo en tan solo 30 días[iv].  Otro tema cuestionable con la aprobación de licencias a la Minera San Rafael es que el Gobierno y la empresa solo consideren al municipio de San Rafael Las Flores como área de influencia para la licencia de explotación LEXT-015-011 de su mina “Escobal” y la licencia de exploración LEXR-089-08 ‘Juan Bosco’, cuando el área de influencia es mucho mayor ya que abarca directamente a cuatro municipios de Jalapa, Santa Rosa y a otros más.

Consultas Comunitarias bajo ataque en Guatemala

El artículo 6 del Convenio 169[v] indica que la consulta comunitaria tiene como fin “llegar a un acuerdo o lograr el consentimiento” sobre un proyecto o política pública.  La semana pasada el Ministerio de Trabajo (Mintrab) presentó una “Guía operativa para la implementación de la consulta a pueblos indígenas”[vi] que no fue consensuada y es rechazada por los pueblos originarios[vii], además ha sido escrita para proteger los intereses empresariales al no incluir un mecanismo de veto.  Si en una consulta el pueblo decide que no consiente una minera o hidroeléctrica en su territorio, la reglamentación de la consulta impulsada por el Mintrab y CACIF, pretende ignorar el resultado de la misma violando el derecho de los pueblos a proteger sus tierrras y modo de vida.

Todo el asunto de reglamentar las consultas comunitarias solo pretenden legalizar la continuidad del saqueo de recursos.  Es lamentable que la Ministra de Trabajo Letty Teleguario como maya kaqchikel, se preste a estos abusos contra su propio pueblo, es posible que esté recibiendo mucha presión de parte del Presidente y empresarios, pero debería intentar imponerse (los pueblos la respaldarían), denunciar o presentar su renuncia como protesta ¿o será que ya no se identifica como maya?

Costos/Beneficios de las industrias extractivas en Guatemala

El pueblo guatemalteco ya ha rechazado la minería en varias consultas en aldeas y municipios a lo largo de Guatemala,  deberíamos seguir el ejemplo de El Salvador, en donde hicieron un análisis de costos/beneficios y llegaron a la conclusión de que el agua vale más que el oro y este año se ha legislado prohibiendo la minería de metales. En Costa Rica está prohibida la minería a cielo abierto.  En Guatemala las industrias extractivas generan pocos empleos, su operación es temporal y los ingresos generados por estas son tan mínimos que no cubrirán el impacto ambiental, además de ser un aporte miserable a las arcas del Estado.

Los xincas están y seguirán resistiendo como lo han hecho por siglos, los otros pueblos indígenas de Guatemala están con ellos en su lucha por el territorio y la vida.  ¿ Y usted?

[i] Pronunciamiento del Ministerio de Energía y Minas: http://www.mem.gob.gt/2017/07/ante-la-opinion-publica-el-ministerio-de-energia-y-minas-hace-el-siguiente-pronunciamiento/

[ii] Diagnóstico Situación de la Cultura Xinka, Ministerio de Cultura y Deportes: http://sic.mcd.gob.gt/publicaciones_sic/Diagnostico-Xinca.pdf

[iii] Estadísticas del proceso de DPI del 02/01/2009 al 30/01/2014: https://www.renap.gob.gt/sites/default/files/ESTADISTICAS%20PROCESO%20DPI%20AL%202014-11-30.pdf

[iv] Ley de Minería Decreto Número 48-97: https://www.mem.gob.gt/wp-content/uploads/2015/06/2._Reglamento_a_Ley_de_Mineria_Acuerdo_Gubernativo_176_2001.pdf

[v] Convenio 169 de la OIT: http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/@ed_norm/@normes/documents/publication/wcms_100910.pdf

[vi] Guía operativa para la implementación de la consulta a pueblos indígenas: http://www.mintrabajo.gob.gt/images/organizacion/cs/Publicaciones/GUIAoperativaWEB_2.pdf

[vii] Líderes indígenas rechazan reglamento de consultas comunitarias: http://www.prensacomunitaria.org/autoridades-ancestrales-rechazaron-la-guia-y-reglamento-de-las-consultas/ y http://www.prensalibre.com/ciudades/quetzaltenango/lideres-rechazan-reglamentacion-de-consultas-comunitarias-en-el-occidente-del-pais

 

 

 

 

Texto y fotografía: Sergio Valdés Pedroni

En estos tiempos de simulacros, urge el diálogo franco. El país entero requiere de sensatez, generosidad política y dignidad para las mayorías despojadas durante siglos. Foros, libros, obras, películas, críticas que apunten a construir consensos, no a exacerbar las diferencias.

Cada individuo y cada generación tiene su propia sabiduría, sus secretos, sus hallazgos. Cabe entonces sumar entre posiciones y generaciones distintas.

En el interior de la casa de Carlos Guzmán-Böckler aparece la figura del Che como utopía de la justicia y unidad mundial. Luce hermoso en lo alto y su conciencia permanece como acicate contra la indiferencia. No obstante, la pretensión de homogeneizar a la humanidad -o a una determinada sociedad- bajo una o dos ideologías cerradas, carece de sentido y porvenir. Tanto las derechas como la mayoría de las izquierdas latinoamericanas -salvo honradas y honrosas excepciones- se han anquilosado en un discurso y una práctica intolerante, que mira hacia el vacío. Guzmán-Böckler lo tenía claro desde hace mucho.

Texto y fotografías: Tik Laz

23 de julio 2017. De distintas comunidades y regiones llegaron los comunitarios para asistir a la Asamblea territorial y así dar a conocer los crímenes y violación sistemática de derechos contra la población cometido por las empresas y el Estado de Guatemala.

Se denunció la presencia de operadores de la empresa, principalmente en Yichkisis, como son  AYSSA, FUNDETEGUA y FUNDESA.

Las comunidades ratificaron al Gobierno Ancestral Plurinacional local, como representantes de la lucha de las comunidades del pueblo chuj y q´anjob´al a través de votación a mano alzada.

Dentro de los mensajes más escuchados estuvieron

¡El dinero no es vida, el agua sí!

¡En estos territorio vivimos, y no permitiremos que las empresas sigan saqueando!

¡No al Estado de sitio en ninguna parte del territorio!

 

Texto y fotografías: Nelton Rivera

Doce personas perdieron la vida el 20 de junio 2017, aún continúa la investigación sobre  qué provocó el derrumbe.

Lamentablemente el gobierno poco hace para resolver esta situación de vulnerabilidad ya que así se encuentran todas las carreteras del país. Nadie controla el trabajo que realizan empresas pequeñas de extracción de piedrín, o de las grandes empresas nacionales o transnacionales que desvían ríos, talan árboles de forma indiscriminada o remueven la tierra para extracción de minerales.

Texto y fotografías: David Diego

En la parte baja de Santa Eulalia el clima cálido permite que se pueda cosechar café,  banano, caña de azúcar y mango, entre otros.

Sin embargo el mal estado de las carreteras de Huehuetenango hacia el municipio y comunidades hace que se vea afectada la economía de los pobladores al no poder trasladar a tiempo los productos para la venta. Esto influye en los altos índices de pobreza.

El abandono y la falta de interés del Estado, una vez se pone en evidencia, al no resolver los problemas de las comunidades

Por: Quimy De León

Fotografías: Nelton Rivera

Huehuetenango 23 de julio 2017. Desde las 7 de la mañana fueron convocados los representantes de las comunidades de San Mateo Ixtatán de las cuatro regiones para realizar la Asamblea comunitaria, a las 7: 30 empezó a sonar la marimba a un costado del kiosco del Parque Central. Autoridades ancestrales y comunitarias, maya q´anjob´al se encontraban presentes, al igual que la población que participaría.

Dentro de las intervenciones los representantes de los  Consejos Comunitarios de Desarrollo (Cocodes) de la región centro, dieron información sobre los procesos que se han estado llevando en la municipalidad, de cómo ésta ha estado ausente de los problemas comunitarios como lo son la  protección de los ríos o la defensa de los bosques.

El tema principal tratado fue la problemática que generan las empresas en San Mateo, especialmente en las regiones de Yichkisis y Pojom, lugares en donde está operando la empresa Proyectos de Desarrollo Hídricos (PDHSA). Autoridades como Rigoberto Juárez, tuvieron uso de la palabra, Rigoberto habló recordando que se cumplía un año  de la sentencia del Tribunal de Mayor Riesgo en el  proceso donde estuvieron involucrados él y varias autoridades comunitarias por defender el territorio.

Se denunció la presencia de operadores de la empresa en Yichkisis, como lo son AYSSA, FUNDETEGUA y FUNDESA, porque están haciendo trabajo para las empresas hidroeléctricas y se advirtió a la población del uso de “proyectos” para ingresar a las comunidades y cooptar a la población a favor de PDHSA.

Para una de las autoridades del municipio es inconcebible que el Estado este protegiendo a las empresas, desde los ministerios como medio ambiente, energía y minas, gobernación y defensa. Un ejemplo es que el ejército está gastando un millón de quetzales anuales para que funcione el destacamento militar en Yichkisis dentro de la finca de la empresa. “¿Cuánto puede estar pagando de arrendamiento de la tierra?… todo ese dinero sale de nuestros impuestos” afirmó Julio Gómez.

Personas de distintas comunidades y regiones llegaron para dar a conocer los crímenes y violaciones sistémicas de derechos en contra de la población cometidas por las empresas y el Estado de Guatemala.

Se realizó una consulta a la población preguntando si estaban de acuerdo con que el Gobierno Ancestral Plurinacional fuera el representante de la lucha de las comunidades del pueblo chuj y q´anjob´al, la votación se hizo  a través de la mano alzada y de esta forma se validó y legitimó el respaldo de las personas para que funcionara de esa manera.  El respaldo que dan los comunitarios a líderes como Julio Gómez y Rigoberto Juárez tiene mucho peso al tomar estas decisiones.

La asamblea duró aproximadamente 5 horas, la marimba continuó sonando como parte del programa, hubo enlaces con las radios Ixtateka, la Snuq’ Jolom Konob’  de Santa Eulalia y FGER, además de los periodistas comunitarios de distintos municipios que estuvieron presentes.

Hubo presencia de observación internacional, delegados del Frente Nacional de Lucha (FNL) de San Mateo estuvieron presentes en la asamblea, de esta manera las comunidades ratificaron al Gobierno Ancestral Plurinacional local, la marimba volvió a sonar en el parque y todas las autoridades comunales firmaron y sellaron el acta.

En el cierre de la actividad firmaron los acuerdos las autoridades, los invitados especiales y delegados de otros municipios.

¡El dinero no es vida, el agua sí!

¡En estos territorios vivimos, y no permitiremos que las empresas sigan saqueando!

¡No al Estado de Sitio en ninguna parte del territorio!

 

 

Por: Manuel Toro

Fotografías: Quimy De León / Nelton Rivera

El martes 25 de julio, el Caso Molina Theissen estará nuevamente en tribunales, El Juzgado de Mayor Riesgo C presidido por el juez Víctor Hugo Herrera Ríos, tendrá la tarea de determinar los medios de prueba que serán acepados y/o rechazados de los 180 presentados por la fiscalía, para dar luz verde al juicio en contra de los 5 militares retirados, involucrados en delitos cometidos contra Emma y Marco Antonio Molina Theissen, entre los sindicados destaca el ex jefe del estado mayor, Benedicto Lucas García.

Es  la séptima vez que  intenta realizarse la audiencia que abriría paso al juicio en contra de los militares, y que se ha retrasado por diversas razones. El abogado de la familia Molina Theissen, Alejandro Rodríguez, destacó que el Juzgado de Mayor Riesgo ha tenido mucho trabajo, sin embargo mañana se espera que el caso pueda avanzar a la etapa final.

Por acciones interpuestas por la defensa de los acusados, el pasado 19 de junio el abogado de Benedicto Lucas García, Jorge Lucas Serna, quien además es su hijo, accionó un recurso de reposición para que Emma Theissen Álvarez, madre de Marco Antonio Molina Theissen, no sea parte del proceso como querellante adhesiva, esto es a consecuencia de un error de dicción cometido por el juez, al leer de forma acelerada una resolución, y la confundió con su hija Emma Guadalupe. El abogado de la familia Molina en su momento no pidió que el juez rectificara su error, y eso dio pie a este empantanamiento.

Por lo tanto según informó Ana Lucrecia Molina Theissen en su perfil de Facebook, de esta audiencia se espera que el juez Herrera comunique varias decisiones:
1. si nuestra madre, Emma Theissen Álvarez, es querellante adhesiva en el proceso debido a una impugnación en contra de lo resuelto el 2 de marzo al respecto; y,
2. qué medios de prueba fueron aceptados y a qué tribunal enviará el caso para que se libre el debate oral y público que posibilitará determinar la responsabilidad penal de los acusados de desaparición forzada de Marco Antonio Molina Theissen y los delitos contra los deberes de humanidad y violación con agravación de la pena en el caso de Emma.

#Ahorita

TweetsPC

FacebookPC

Publicaciones